Fundador:
Miguel R. Valladares García

viernes 22 junio 2018

Año nuevo

Propósitos en familia; fortalece la buena relación y al efecto

Agencias
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Un nuevo año ha iniciado y es una buena ocasión, tanto para los padres como para los hijos, de reflexionar sobre todo lo que fue hecho, lo bueno y lo malo, durante el año que termina.

Al mismo tiempo es un buen momento para reconocer cuánto han crecido y dar las gracias por todo lo que les ha pasado.

Es la hora de renovar las ilusiones y la esperanza, de motivarse y de hacer buenos propósitos para este 2018.

¿Qué le pides al Año Nuevo? Es una de las preguntas recurrentes en estas fechas.

Y una de las respuestas más comunes es: Salud. Solemos querer que el nuevo año nos depare nuevas y mejores cosas, que los acontecimientos tristes queden atrás y que nos lleguen más ilusiones y mucha energía.

Sin embargo, no solemos preguntar, ¿qué le daremos nosotros al año nuevo?.

No siempre hay que esperar a que las cosas buenas nos lleguen, también podemos poner de nuestra parte para hacer más felices a los demás y ser un poquito mejores.

Podemos comenzar en casa, enseñando a los niños

buenos valores.

Desafío

Establecer algunas pautas de propósitos de los niños para el nuevo año será un gran desafío.

Niños

A los niños les encanta saber qué es lo que pueden esperar de ellos, y además ver cómo se realizan y ponen en práctica todo a lo que se proponen.

Tener una meta les ayudará a fortalecer su autoestima y a impulsar sus buenas actitudes. Sigue algunas ideas de proposiciones para los niños:

Tiempo

Pasar más tiempo con los niños.

Conciliar la vida familiar y laboral es tan complicado como necesario.

Durante años los especialistas han insistido en que es más importante pasar tiempo de calidad que de cantidad con los hijos; intenta aumentar los ratos que pasas con ellos cada día y olvida los problemas del trabajo y las tareas pendientes.

Desquite

No pagar con ellos los problemas o mal humor. Los niños no tienen la culpa de los problemas de los mayores y no es lógico ni justo que le grites porque hayas tenido un mal día en la oficina.

Aprende a relajarte y deja las cuestiones ajenas fuera del hogar para que no alteren tú vida familiar.

Exclusividad

Dedicar tiempo a cada niño.

Si tienes más de un hijo, es muy bueno que dediques un ratito en exclusiva a cada uno, pues cada uno tiene sus necesidades.

Además, enséñales a disfrutar de actividades juntos pese a sus diferencias de edad.

Prioridad

Aprender a priorizar.

Los platos por lavar, la ropa por planchar, las fotos de las vacaciones sin descargar de la cámara. ¿Realmente es eso lo más importante? ¡No! Haz una lista con las cosas vitales en tu vida encabezada por tus hijos y deja lo demás para más adelante.

Discuciones

No discutir delante de ellos.

Los niños son muy suspicaces y sensibles a las peleas de los adultos y pueden pasar de intentar sacar partido de ellas al pensar que papá y mamá ya no se quieren.

La mejor forma de evitar esta situación es no discutir en

su presencia.

Dieta

Cuidar la dieta de toda la familia.

El sobrepeso se ha convertido en un verdadero problema de salud pública en nuestro país y los padres tienen mucho que hacer para evitarlo.

Enséñale a comer las cinco raciones recomendadas de frutas y verduras diarias, aumenta el consumo de pescado en su menú, reduce el de fritos y precocinados y, sobre todo, da ejemplo y procuren comer juntos siempre que se posible para que vea ustedes también se cuidan y disfrutan de un ratito de charla en familia.

Minuto a minuto