Fundador:
Miguel R. Valladares García

sábado 21 abril 2018

Millennials demandan flexibilizar el mundo laboral

Notimex
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El mundo laboral deberá ser más flexible y atractivo en los próximos años para las dos nuevas generaciones que empiezan a confrontarse: los millennials o innovadores contra los centennials que manejan a la perfección las redes sociales y son cada vez más pragmáticos.

Los hijos de la tecnología moderna traen consigo un smartphone al cual naturalizaron y no les resulta imprescindible para vivir, sino que lo ven como un facilitador de la comunicación.

El hecho de que hayan nacido cuando la tecnología moderna ya estaba instalada, genera nuevas concepciones de ver el mundo y algunas discrepancias respecto a las máximas que están imponiendo los millennials.

Los millennials están enfocados en una carrera para pavimentar su propio camino y acrecentar las habilidades que les garanticen seguridad de carrera. Dirigir a otros es lo que menos les interesa en su lista de prioridades, el dinero y propósito les importan mucho más. Es tiempo de rediseñar las prácticas para atraer, retener y desarrollar a la próxima generación de líderes.

Uno de los pilares de los centennials es la creatividad, pues mientras que la generación anterior desea modificar el mundo que heredaron, la nueva desarrollará sistemas innovadores que cambiarán los patrones conocidos por otros impensados. Esta característica, hace que sean más pragmáticos y menos idealistas.

Jared Isaac Cortés, gerente de Mercadotecnia y Relaciones Públicas de ManpowerGroup, expuso que son generaciones que ya entraron plenamente al mundo laboral.

En entrevista con Notimex, expuso que la seguridad laboral es fundamental para esta generación, pero ellos la definen de una manera diferente. No son inestables como algunos lo han hecho creer. Cuando se da la oportunidad, dijo, siguen adelante o escalan posiciones en el trabajo, pero es más frecuente que esperen para avanzar con el mismo empleador.

Al igual que los tradicionalistas antes que ellos, expuso, aspiran a la seguridad de un trabajo de tiempo completo que les garantice mantener su nivel de vida.

El modo de pensar de los millennials acerca de sus carreras se está revelando. Al igual que los corredores de maratones, esta generación de “trabajo duro y mayor diversión” tiene sus ojos puestos en el horizonte, en lo que viene.

Sus planes son para un amplio recorrido, así que buscan trabajos que aumenten sus posibilidades de empleabilidad a largo plazo.

Apuntó que los millennials mexicanos priorizan tres cosas a la hora de elegir dónde y cómo trabajar: dinero, oportunidades de promoción y beneficios. También valoran las vacaciones y el tiempo libre, un ambiente de trabajo flexible y la posibilidad de desarrollar nuevas habilidades.

Debido a que tienen claro que van a trabajar más duro y durante más tiempo que las generaciones anteriores, desde ya anticipan que van a quitar el pie del acelerador durante su carrera laboral en más y diversos momentos.

Alrededor de 80 por ciento de los millennials mexicanos prevé tomar recesos de más de cuatro semanas a lo largo del camino, mayoritariamente por razones personales.

Los motivos de estos lapsos de pausa son reveladores. Las mujeres planean tomarse más tiempo para cuidar de los demás, niños, parientes mayores, parejas e incluso para ser voluntarias. Los hombres tienen distintas prioridades.

Esto no resulta un buen augurio para la esperanza en la paridad de género con ambos padres a cargo de un bebé.

En lo que si están de acuerdo todos los millennials es en el cuidado de sí mismos. Ambos géneros tienen como objetivo priorizar el “tiempo para mí”, así como las escapadas de ocio personales.

Independientemente del género, 39 por ciento de los mexicanos de esta generación está planeando hacer pausas significativas para viajar, tomar vacaciones o relajarse.

En último lugar de prioridades, tanto para hombres como para mujeres, se encuentra la posibilidad de tomarse tiempo para apoyar a su pareja en el trabajo, lo cual refuerza la tendencia hacia familias de doble ingreso.

Los millennials saben que tienen por delante un ultramaratón de carrera. La época de jubilaciones anticipadas a los 50 o incluso 60 años con un reloj de oro como regalo ha quedado atrás. En lugar de tener un puesto de trabajo para toda la vida, conciben sus carreras profesionales como olas de caminos cambiantes, con paso desigual y pausas regulares.

Ellos, dijo, pueden decidir con quien trabajar. Algunos, agregó, trabajan por proyecto y para poder cumplir otros cursos. Es decir, buscan empleos de corto plazo y cuando logran su objetivo están de regreso.

Por lo tanto, prosiguió, las empresas deben adaptarse a ese modelo de trabajo y presentarles retos tecnológicos para captar su atención y que se queden en esa fuente de empleo.

Muchos empresarios, abundó, no descartan esta forma de trabajar de estas personas ni tampoco sus proyectos: “Buscan horarios flexibles, ya que prefieren laboral por la noche o en la madrugada”, añadió.

Esta nueva generación se está convirtiendo en un ejemplo para los adultos mayores, quienes están buscando alternativas para complementar sus pensiones y sentirse activos, expuso.

“Hay adultos mayores mujeres que quieren regresar a trabajar, pero con un modelo flexible y a distancia”.

Consideró que la lucha por el talento se empieza a dar para enrolarse en este modelo laboral.

Aseguró que la reforma laboral en donde se establece el pago por horas se adapta muy bien a esta generación; sin embargo, en el futuro se tendrá que revisar en el país la Ley Federal del Trabajo para respetar los derechos de estos trabajadores.

Es una generación que está comprometida con las cosas y lo logra: “Son igual que cualquier otra, pero hay que motivarla y es importante dejar de satanizarla”, afirmó Isaac Cortés.

Los centennials poseen una visión pesimista sobre el futuro porque nacieron en época de recesión económica, lo que implica una menor aspiración salarial respecto a los millennials, quienes vinculan el éxito con el factor económico y la importancia de su cargo profesional.

También asocian el éxito al prestigio social, por lo que buscarán trabajos en organizaciones cuyas causas sean ampliamente reconocidas gracias a sus beneficios colectivos.

La negociación es fundamental en la nueva generación, que prefiere intercambiar, prestar, regalar o alquilar un servicio o un producto a una persona que posee algo que ellos necesitan, en lugar de comprar uno nuevo.

Creen que tener un objeto nuevo está sobrevalorado, y de hecho prefieren reciclar. Este modelo de comercio recibe el nombre de C-Commerce -de consumidor a consumidor-, y se diferencia de los millennials y su disfrute por el E-Commerce.

En relación a la sobrevaloración de poseer, no consideran que ser dueños de nuevos objetos o servicios definan quiénes son. Alegan que ya tienen todo lo que necesitan, por lo cual su aspiración se vuelca hacia el éxito social.

Se guían por el desarrollo sustentable, porque comprenden que los recursos naturales se están agotando y repercutirá en el bien común, comentó.

Por esta razón, muchos estudiarán carreras vinculadas con el medio ambiente, la negociación de conflictos o las ciencias aplicadas a resolver problemas reales.

El valor del reciclaje lleva a que, por ejemplo, prefieran los productos artesanales que se diferencien de la producción en masa.

Minuto a minuto