Fundador:
Miguel R. Valladares García

jueves 19 julio 2018

Isabel II comenta que la corona de piedras preciosas es peligrosa

Revela detalles inéditos de su coronación en una entrevista con la BBC de Londres

EFE
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

La Reina Isabel II habló del peligro de llevar la Corona británica más importante, debido a que las piedras preciosas que lleva la hacen muy pesada, y de la incomodidad de la carroza que la transportó el día de su coronación en 1953.

La soberana, que nunca concede entrevistas, dio detalles de su coronación en la Abadía de Westminster, en Londres, para un programa sobre las joyas de la corona que emitirá este domingo la BBC, algunos de cuyos extractos fueron divulgados ayer.

Parlamento

“No puedes mirar hacia abajo para leer el discurso, tienes que levantarlo. Si lo haces, tu cuello se rompería”, contó la Reina sobre esta corona que lleva en la apertura formal del Parlamento británico, donde debe leer el programa del Gobierno.

El día de su coronación

“Así que hay desventajas en las coronas, pero por lo demás son cosas bastante importantes”, dijo Isabel II, que también contó detalles del día de su coronación el 2 de junio de 1953, un año después de suceder a su padre, el Rey Jorge VI.

La corona, llamada Imperial de Estado, fue realizada para la coronación de su padre en 1937 y cuenta con 2 mil 868 diamantes, 17 zafiros, 11 esmeraldas y cientos de perlas, así como un gran rubí.

“Afortunadamente, mi padre y yo tenemos la cabeza casi de la misma forma, pero una vez que te la pones, se queda (fija)”, agregó Isabel II, de 91 años y que el próximo 6 de febrero cumplirá 66 años como jefa de Estado británica.

La Reina Isabel usó dos coronas para la ocasión: la corona de San Eduardo, que nunca ha usado desde entonces, y la corona del Estado Imperial con incrustaciones de diamantes que usa en ocasiones formales.

Recorrido

La Monarca también comentó el recorrido que hizo en una carroza dorada desde el Palacio de Buckingham hasta la Abadía de Westminster, que describió como horrible e incómodo.

“Supongo que es realmente el comienzo de la vida de uno

como soberana”.

“Es el tipo de desfile de caballerosidad y una anticuada forma de hacer las cosas. He visto una coronación y he sido destinataria de la otra, algo que es bastante notable”, afirma la Reina

al programa.

Con un tono personal, también reveló cómo lidió con su vestido de coronación que estaba bordado en seda con perlas e hilo de oro y plata.

“Recuerdo un momento cuando estaba yendo hacia la alfombra y no podía moverme en absoluto”, dijo.

El documental también presenta imágenes informales tomadas detrás de escena, que incluyen tomas de su hijo y heredero, el Príncipe Carlos, que entonces tenía 4 años, y su hermana menor, Ana, jugando bajo la larga túnica de la Reina.

Minuto a minuto