Fundador:
Miguel R. Valladares García

sábado 24 febrero 2018

Autos viejos recuerdan los buenos tiempos en Irak

Las bombas y atentados que aparecieron por toda Bagdad hacían que nadie quisiese salir de paseo. Ahora, muchas de esas barreras desaparecieron y los coleccionistas se sienten más inclinados a exhibir sus valiosos tesoros

AP
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Cuando las fuerzas iraquíes expulsaron a los combatientes de la agrupación Estado Islámico de Mosul hace un año, Nashwan Shakir Mahmoud corrió a su casa, ansioso por ver si su Chevrolet de 1955 rojo y blanco había sobrevivido a tres años de guerra y agitación.

Se sintió aliviado al ver que había sufrido solo daños menores de un disparo de mortero que cayó cerca del lugar. “Fue una sensación indescriptible cuando lo vi”, comentó.

Se pasó diez días reparando el vehículo y después regresó en él hasta Bagdad, un viaje que le tomó 13 horas y que hubiera requerido apenas cuatro en un vehículo moderno. “Cuando llegué a Bagdad”, dijo, “la gente me paraba en las calles para tomar fotos y videos. Fue como un sueño, tanto para mí como para los demás”.

Este hombre de 49 años, con seis hijos, es parte de una pequeña comunidad de aficionados a los autos clásicos que están dando rienda suelta a su pasión ahora que la guerra contra EI ha concluido. Para muchos, los autos les recuerdan tiempos mejores en Irak, antes de que el país cayese en un torbellino de décadas de guerras y caos que esperan esté llegando a su fin.

“Estos autos tienen un componente espiritual que te permite sentir la felicidad de los tiempos idos”, dijo Mahmoud, quien es propietario también de una pickup GMC de 1964.

La pickup está en el garaje de un mecánico en la parte antigua de Mosul.

Mahmoud tenía otros dos autos viejos, un Dodge Coronet de 1957 y una pickup Dodge de 1967, pero los soldados estadounidenses se los llevaron porque el hombre insistía en dejarlos estacionados en la calle sin repararlos, donde podían ser usados por el enemigo para colocar bombas. Cuenta que lloró cuando se los llevaron.

Los aficionados y los coleccionistas de autos viejos hacen distinciones según su época: Los construidos entre 1919 y 1930 son “vintage” y los posteriores “clásicos”. Todo lo que tenga más de 50 años es una “antigüedad”.

Los vintage y los clásicos datan de una época entre los años 20, cuando se descubrió el petróleo, y los 70, en que abundaba la riqueza petrolífera y el país tenía muy buenas carreteras.

Buena parte de esa infraestructura fue destruida en la guerra entre Irak e Irán de los años 80 y en la Guerra del Golfo de 1990. Las sanciones impuestas a Irak en los 90 dificultaban la obtención de repuestos. En los caóticos años que siguieron a la invasión de fuerzas multinacionales del 2003, muchos coleccionistas escondieron sus vehículos. Las bombas, los atentados y los alambres de púas que aparecieron por toda Bagdad hacían que nadie quisiese salir de paseo.

Ahora, muchas de esas barreras desaparecieron y los coleccionistas se sienten más inclinados a exhibir sus tesoros.

Saad al-Nuaimi, de 65 años, tiene seis modelos clásicos estacionados frente a su cafetería en el barrio Azamihay del norte de Bagdad, incluidos un Chevrolet Bel Airs de 1954 verde y azul y dos Townson de mediados de los 60. Otros tres, entre ellos un Chevrolet de 1952 y un Townson de 1959, están siendo reparados.

“Cuando te sientes seguro, te animas a poner el dinero necesario y disfrutar de estas bellezas”, expresó el coleccionista.

Muchos iraquíes de zonas muy golpeadas por la guerra están desesperados por vender sus autos viejos, según al-Nuaimi. Su última adquisición es un Chevrolet de 1952 marrón muy dañado.

Él mismo repara los autos, trayendo repuestos de Europa y Estados Unidos. El gobierno iraquí tiene su propia flota de autos viejos, incluido un Jeep Levon de 1904.

Minuto a minuto