Fundador:
Miguel R. Valladares García

domingo 19 agosto 2018

Papa se disculpa con víctimas de abusos sexuales pero insiste en que el obispo chileno es inocente

Agencias
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

A BORDO DEL AVIÓN PAPAL.— El papa Francisco se disculpó por insistir en que las víctimas de sacerdotes pederastas muestren “pruebas”, diciendo que se cuenta ahora de que fue “una bofetada” no intencional a las víctimas.

Pero reiteró su defensa del obispo chileno Juan Barros, que ha sido acusado por víctimas de encubrir al cura pedófilo más notorio del país. Repitió además que quienquiera que hace acusaciones de ese tipo sin mostrar evidencia es culpable de calumnia.

Francisco dijo: “No lo condeno porque no tengo evidencia. Pero además estoy convencido de que es inocente”.

El papa emitió su mea culpa parcial en una conferencia de prensa en el vuelo de regreso al Vaticano desde Sudamérica, donde el escándalo sumió a la iglesia chilena en una nueva crisis y renovó interrogantes sobre si el pontífice “entiende” la seriedad de los abusos.

El pontífice argentino pidió disculpas a las víctimas porque usar la palabra “pruebas”, dijo, les ha herido.

“Hice una herida sin quererlo y esto me ha dolido mucho. Sé cuánto sufren y sentir que el papa les dice en la cara que le den una carta con la prueba, es una bofetada. Me doy cuenta de que mi expresión no fue feliz, porque no lo pensé”, admitió.

Bergoglio relató su versión del caso Barros paso a paso.

“El caso del obispo Barros lo hice estudiar, investigar, lo hice trabajar mucho. No hay evidencias de culpabilidad y al parecer no se van a encontrar”, argumentó.

Reiteró que mientras espera una evidencia para cambiar de pensamiento aplicará el principio jurídico de “cualquier tribunal: ninguno es culpable hasta que no se pruebe lo contrario”.

Dijo que fue la palabra “prueba” la que le jugó “una mala pasada” ante las víctimas de los abusos del sacerdote chileno Karadima, pues “hay mucha gente abusada y que no puede traer una prueba, no la tiene. Y que o no puede o a veces la tiene pero tiene vergüenza y sufre en silencio”, aclaró.

Especificó que habría sido más correcto hablar de “la certeza moral o la evidencia” de que Barros encubrió al cura pederasta y que si condenase al obispo sin tener esto sería “un delito de mal juez”.

También se refirió a su carta de 2015 publicada antes del viaje en la que aconsejaba a Barros y otros tres sacerdotes renunciar para después tomarse un año sabático.

Bergoglio desveló que Barros aceptó y que viajó Roma para presentar su renuncia, pero que se la rechazó porque eso era admitir la culpabilidad y que volvió a presentar su renuncia cuando le nombraron obispo de Osorno tras las protestas de la gente y que de nuevo no la aceptó.

“Se continuó a investigar el caso de Barros, pero sigue sin haber evidencia. Y esto es lo que quise decir, no puedo condenarlo, porque no hay evidencia, y yo personalmente estoy convencido de que es inocente”, señaló.

Argumentó que si a alguien se le acusa sin evidencias y con pertinencia, es calumnia y “en eso tenemos que ser claros”.

Respecto al comunicado que hizo el sábado el presidente de la Comisión para la Protección de Menores, el cardenal estadounidense Sean O’Mallley, que criticó estas declaraciones de Francisco, el papa admitió que tenía razón respecto al “dolor de las víctimas, que no pueden ser capaces de portar un documento o un testimonio”.

Añadió que O’Malley también subrayó el compromiso de Francisco en estos años de pontificado por la tolerancia cero contra los curas pederastas.

Minuto a minuto