Fundador:
Miguel R. Valladares García

lunes 20 agosto 2018

La sombra del “brexit” planea sobre el futuro espacial europeo

EFE
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El sistema Galileo, entre los programas que podrían verse afectados / Imagen: Archivo

BRUSELAS, Bélgica (EFE).- Las agencias, organismos y empresas del ámbito aeroespacial europeo coincidieron hoy en señalar que el sector tiene un prometedor horizonte por delante, aunque dejaron sin responder la omnipresente incógnita de la actualidad de la Unión Europea, que se proyecta más allá de su atmósfera: el “brexit”.

“Si miras a Europa desde el espacio no ves ninguna frontera, solo algunas nubes en el Reino Unido si miras con detalle”, declaró el director general de la Agencia Espacial Europea (ESA), Jan Wörner, en la décima Conferencia sobre Política Espacial Europea que se celebra hoy y mañana en Bruselas.

La salida del Reino Unido de la UE, programada para marzo de 2019, plantea muchas dudas en un sector que requiere un alto nivel de inversión a largo plazo, y donde las respuestas de quienes pilotan la nave de Ejecutivo comunitario son como intencionadamente vagas.

“Esperemos al final de las negociaciones, ya veremos”, dijo la comisaria europea de Industria, Elzbieta Bienkowska, preguntada por la relación en materia aeroespacial que mantendrán Londres y Bruselas.

Según la comisaria, los británicos “están muy abiertos a seguir dentro de Europa en este sector” y a la UE le agradaría una “cooperación fuerte” en el futuro, pero en gran medida le corresponde al Gobierno de Londres despejar las incógnitas sobre su relación con la Unión.

Desde las empresas británicas del sector también tantean a los mandos del Ejecutivo comunitario, representado en la conferencia con seis eurocomisarios, varios de ellos con rango de vicepresidentes.

La Comisión Europea contribuye actualmente con 1,314 millones de euros anuales al presupuesto de 5,600 millones de euros de la ESA.

Los fondos canalizados a través de la CE están destinados esencialmente a financiar el programa de observación de la Tierra Copérnico y el sistema de navegación satélite Galileo.

Los 3,980 millones restantes del presupuesto de esa agencia provienen directamente de los Estados miembros, con Francia a la cabeza (24.2 % y 961 millones de euros), seguida de Alemania (23.1 % y 920.7 millones) e Italia (11.8 % y 470 millones).

Inmediatamente después llega la contribución del Reino Unido, que asciende a 334.8 millones de euros y representa el 8.4 % del dinero que los Estados aportan a la ESA, a los que se suma la contribución británica como parte del presupuesto de la Comisión Europea.

Todas esas cifras, así como los 204.9 millones de euros que aporta España (5.2 % y quinto contribuyente), tendrán que reajustarse cuando el Reino Unido abandone la UE.

La Agencia Espacial Europea es una entidad que no depende directamente de la Unión Europea así que, en principio, podría forjar sus propios acuerdos con el Reino Unido y este podría permanecer “en el marco de los programas de observación de la Tierra de la ESA” tras el “brexit”.

Pero habrá que decidir qué ocurre, por ejemplo, con su participación en el programa de navegación Galileo, el GPS europeo que estará plenamente operativo en 2020 y cuya señal recibe el 95 % de los chips para teléfonos y tabletas que se producen actualmente.

“No hay muchas respuestas aún”, reconoce una fuente cercana al proyecto Galileo, que abre numerosas posibilidades para la economía, desde los datos a la gestión agrícola o medioambiental, pero que también busca que la UE disponga de su propio sistema de navegación satelital sin tener que depender del GPS, de factura estadounidense y origen militar.

En clave geopolítica, la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, señaló en la conferencia que “no hay contradicción entre autonomía y cooperación”.

“Ningún país puede llegar solo a las estrellas”, dijo Mogherini, quien subrayó que es esencial preservar y ampliar la autonomía del sector espacial europeo, capaz de diseñar, lanzar y operar sus propios satélites y misiones científicas.

Dejando de lado el “brexit”, voces de la industria europea como la de Airbus piden a la Comisión Europea que eleve su presupuesto que destina Bruselas al sector para pasar de los 12 mil millones de euros comprometidos entre 2014 y 2020 a una partida de 20 mil millones de euros de presupuesto para el período 2021-2027.

El presupuesto de la NASA estadounidense en 2017 ascendió a 19 mil 500 millones de dólares (unos 15 mil 900 millones de euros).

Minuto a minuto

Toda la sección