Fundador:
Miguel R. Valladares García

jueves 16 agosto 2018

Tres años para enamorar a primera vista (Fotogalería y video)

El color en la industria automotriz es un tema que lleva años de investigación y una inversión fuerte en desarrollos y pruebas

Agencias
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

 

Hacen falta tres años de investigación y sensibilidad para captar las tendencias para crear la gama de colores de un modelo automotriz: “El color es algo que nace de dentro”, comenta Jordi Font del departamento de Color&Trim de SEAT.

El viaje se inicia con un estudio de mercado y finaliza con la aplicación de la pintura sobre el vehículo. Un equipo especializado se dedica a analizar las tendencias de mercado y en función de ello propone la paleta de colores de los modelos que se lanzarán.

“Además de seguir las modas, la definición de un nuevo tono es también algo muy intuitivo. Se tiene que sentir el pálpito de la calle y plasmarlo”, asegura Font. En total, se destinan 1.000 litros de pintura a pruebas y mezclas para crear una nueva tonalidad.

“Nosotros empezamos a trabajar tres años antes de que el coche salga en la serie”, comenta Jordi Font. En el laboratorio de SEAT se realizan las mezclas que convierten el trabajo de creación de un nuevo color en un ejercicio puramente químico.

En el caso de la gama cromática del nuevo SEAT Arona: “Con la mezcla de 50 pigmentos diferentes y partículas metálicas se han acabado creando casi 100 variaciones de un mismo color para ver qué matiz encaja mejor”, comenta Carol Gómez del departamento de Color&Trim.

“Los colores son cada vez más sofisticados y la personalización se impone como una clara tendencia”, comenta Font.

Una vez definido, el color se tiene que probar sobre metal para ver su aplicación y el efecto visual que produce. “Se comprueban los matices y la profundidad del tono en piezas expuestas a la luz solar y a la sombra para asegurar que el color aplicado se corresponde con el que se había diseñado”, añade Jesús Guzmán del departamento de Color&Trim.

Luego vienen las pruebas sobre el vehículo: “Invertimos más de 1.000 litros de pintura para ver cómo queda el color sobre el coche”. Siete capas de pintura recubren cada uno de los vehículos para que el color sea homogéneo y resista todas las inclemencias meteorológicas.

Ya en el taller, los coches se pintan a una temperatura de entre 21 y 25 grados. Se utilizan dos kilos y medio de esmalte, en un proceso automatizado, para el que se destinan 84 robots y seis horas por vehículo. Las cabinas de pintura tienen un sistema de ventilación similar al de los quirófanos para evitar que entre polvo del exterior e impedir, así, que se posen impurezas sobre el coche recién pintado.

Siete capas en total, finas como un cabello pero resistentes como una roca, que se secan en un horno a 140 grados.

Una vez pintado, 43 segundos bastan para comprobar que no haya ninguna anomalía en la aplicación. Con un escáner de última generación se revisa la uniformidad y que no haya impurezas. Tras tres años de trabajo, el color escogido está listo para rodar por la calle.

Mucho más que una preferencia

Los colores en los autos reflejan no sólo el gusto de los compradores, proyectan también su estado de ánimo y otros datos que la industria automotriz busca descifrar todavía.

El buscador de autos en Estados Unidos iSeeCars.com publicó los hallazgos de su estudio Car Color Preferences by Gender Study del año 2016, basado éste en la data de las operaciones de ese año. El análisis mostró que el color de automóvil preferido de los hombres fue el amarillo (33.9%), seguido de naranja (32.6%) y negro (14.2%).

La preferencia de las mujeres en estos análisis por lo colores fríos (azules y plata) se confirmó y el nuevo color preferido para el automóvil de las mujeres fue el verde azulado.

El buscador también ha analizado la preferencia de colores por estado de la Unión Americana y encontró que en 12 estados son muy aficionados al rojo y 11 prefieren el verde. Texas es un gran fanático del marrón. El estado tiene más del doble del promedio nacional de camionetas de color marrón. Otro tono de marrón es la opción más popular en Florida. En Nueva York, el gris es el ganador.

Pero además, iSeeCars revisó la depreciación por colores y halló sorpresas. Los deportivos amarillos y convertibles de ese color tienen los índices más bajos de pérdida de precio, pero el amarillo es también el color con la menor depreciación para los estilos de carrocería populares, como SUV y camionetas.

“SUVs y camionetas en general deprecian 30.9% y 20.9%, respectivamente, mientras que SUV y camionetas amarillas deprecian solo 25.8% y 10.8%”.

Los colores beige, morado y dorado tienen la peor y la segunda peor depreciación dentro de estos segmentos, en 35.7% y 39.3%, respectivamente. “En casi todos los estilos de carrocería, los vehículos de color dorado tienen algunas de las peores tasas de depreciación de cualquier color”, señaló.

Minuto a minuto