Fundador:
Miguel R. Valladares García

jueves 16 agosto 2018

¿Cómo eran las pruebas que hacía Volkswagen con monos?

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Foto: Archivo

El escándalo por los experimentos con seres humanos y monos para verificar los efectos de inhalar diesel llevó hoy martes a la automotriz Volkswagen a suspender a uno de sus máximo ejecutivos, el apoderado general Thomas Steg.

La empresa se encuentra en el ojo del huracán tras conocerse que realizó experimentos con monos y con seres humanos, haciéndolos inhalar dióxido de nitrógeno (NO2) en diferentes concentraciones.

¿Cómo hizo las pruebas?

De acuerdo con el diario “The New York Times”, las pruebas se hacían con monos que estaban encerrados frente a dibujos animados mientras se les hacía respirar el humo emitido por la última versión del escarabajo (Beetle), un modelo emblemático de Volkswagen.

Según los informes presentados las pruebas se hicieron en Estados Unidos, y consistía en hacer que diez primates confinados en una pequeña recámara inhalaran durante horas los gases de los tubos de escape de un Volkswagen modelo “Beetle” y, posteriormente, los de un modelo comparable de Ford.

El caso empeoró ayer lunes, cuando la prensa alemana detalló que también se realizaron ensayos en humanos sanos en Alemania para observar los efectos de la inhalación de dióxido de nitrógeno (Nox).

Un instituto médico en la ciudad de Aquisgrán (oeste), a cargo de la Asociación Europea de Investigación para el Medio Ambiente y la Salud en el Sector del Transporte (EUGT), un centro financiado por las automotrices Volkswagen, Daimler y BMW, hizo inhalar en 2013 y 2014 diferentes concentraciones de dióxido de nitrógeno (NO2) a 25 personas en buen estado de salud.

Steg, horas antes de ser suspendido, había asegurado que los dos experimentos no tenían nada que ver el uno con el otro. En el realizado en Aquisgrán, con los seres humanos, “los voluntarios fueron expuestos a concentraciones muy por debajo de lo normal en muchos puestos de trabajo”.

El dióxido de nitrógeno es un gas que irrita las vías respiratorias y que procede principalmente de los tubos de escape de los vehículos.

El gobierno alemán denunció el lunes estos experimentos “injustificables desde el punto de vista ético” y anunció que convocará a los fabricantes ante la comisión de investigación encargada del “dieselgate” para que indague también sobre estas acusaciones.

En Holanda, el diario “NRC”, minimizó la polémica afirmando que este tipo de experimentos, tanto en animales como en humanos, existen “desde hace años” en el país.

El reporte se conoce más de dos años después de que Volkswagen admitiera haber manipulado pruebas de emisiones, lo que provocó la mayor crisis en su historia empresarial, y se comprometiera a realizar cambios para asegurar que eso no ocurriera otra vez.

Minuto a minuto