Fundador:
Miguel R. Valladares García

sábado 18 agosto 2018

Hoy, Día Internacional del Croissant

Notimex
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Con mermelada, cajeta o mantequilla, adaptado como sándwich o solo, el croissant es tan versátil para un desayuno, un tentempié o una sabrosa merienda, y hoy celebra su día internacional.

Esta creación gastronómica, también conocida como cachito en Venezuela, Perú y Bolivia; cangrejo en Costa Rica, y cuernito en Argentina, México y Uruguay, es producto de la simple mezcla mantequilla, harina, levadura, agua fría, azúcar y una pizca de sal, aunque el secreto es el amasado y los tiempos de reposo y enfriamiento.

De acuerdo con la Fundéu BBVA, fundación promovida por la Agencia EFE, patrocinada por la institución financiera y asesorada por la Real Academia Española (RAE), cruasán es la adaptación al español del galicismo croissant, con el que se designa a un “bollo de hojaldre en forma de media luna”.

Aclara que si se desea utilizar el extranjerismo, lo adecuado es escribirlo con dos eses (no croisant) y destacarlo en cursiva o entre comillas si no se dispone de ese tipo de letra.

Según el sitio gastronómico brunchear.com, es común pensar que el croissant tiene un origen francés, cuando en realidad se cuestiona incluso si tiene raíces europeas.

Refiere los antecedentes de este bollo se vinculan a la invasión turca, cuando en 1683 y el imperio Otomano avanzaba por Europa en su guerra contra el Imperio Romano Germánico.

Menciona que con el gran visir Kara Mustafá al frente, tras conquistar Constantinopla, los Balcanes y parte de Hungría, el ejército turco avanzaba dispuesto a invadir Viena, pero la ciudad estaba rodeada por completo por una muralla.

Expone que los 200 mil soldados otomanos decidieron entonces cavar túneles por debajo de la muralla que los llevase directamente al centro de la urbe y sorprender a sus habitantes en mitad de la noche; sin embargo, los panaderos del lugar, al ser madrugadores por profesión, dieron aviso de la emboscada.

Subraya que para celebrar la victoria y la resistencia de la ciudad de Viena contra los turcos, los panaderos crearon un bollo en forma de luna creciente, la misma que aparece en la bandera turca, como “una forma de decir que se comieron a los turcos antes del desayuno”.

Agrega que fue la reina María Antonieta, de origen austriaco, la que hizo llegar a la corte de Versalles el croissant, junto con otros productos y dulces, que acabaron por formar parte de la cultura culinaria francesa.

Minuto a minuto