Fundador:
Miguel R. Valladares García

jueves 24 mayo 2018

Indígenas piden justicia y narran masacre vivida en Guatemala

EFE
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Tomás Grave narró a la Corte la matanza perpetrada por miembros de las Fuerzas Armadas de Guatemala / Foto: EFE

SAN JOSÉ, Costa Rica (EFE).- Las víctimas de una masacre indígena en Guatemala pidieron hoy justicia y narraron la matanza perpetrada por miembros de las Fuerzas Armadas ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH).

“Dijeron fuego y empezaron a disparar, yo pensé que eran al aire pero luego voy viendo que caían las personas, personas sangrando y vi a mi mamá tirada quejándose, yo fui donde ella y le habían dado dos balazos en el pecho y me dijo: mijo cuidate, y empezó a despedirse porque iba a morirse”, narró a los jueces la víctima Tomás Grave Morente.

Grave mostró al Tribunal internacional la herida de una bala que dio en su brazo izquierdo y pidió “justicia” para todos los de su comunidad, que son unos “humildes campesinos, que trabajan la tierra y son personas honorables, pobres y analfabetos”.

Según la denuncia interpuesta ante la CorteIDH, la masacre fue perpetrada por miembros de las Fuerzas Armadas de Guatemala el 5 de octubre de 1995, en contra de once personas, incluyendo tres niños, que formaban parte de la población indígena q’eqchi’, mam, q’anojb’al, ixil y k’iche.

Estas personas ocupaban la finca Xaman, en Alta Verapaz, tras haber estado refugiadas en México como consecuencia de las graves violaciones de derechos humanos cometidas durante el conflicto armado interno, indica la demanda.

Además de las once víctimas mortales en el sitio, otras 29 personas resultaron heridas, de las cuales tres fallecieron posteriormente debido a las heridas causadas.

“La comunidad después de la masacre quedó lastimada, la gente tenía miedo de ir a sus parcelas, y a pesar de los años que han pasado las personas siempre tienen miedo porque donde vivimos es pura selva, pura montaña y la comunidad ahorita está con esa mente de lo que pasó, está muy lastimada, resentida y triste de lo que pasó”, destacó Grave.

La guatemalteca Natividad Sales Calvo indicó que ellos tuvieron que salir de sus tierras hacia México por las constantes masacres y explicó que los miembros de las Fuerzas Armadas quemaban viviendas y animales.

“Yo soy sobreviviente de toda esta matanza, donde mataron a varias personas, niños y jóvenes donde actuaron los soldados del Estado que les agarraban. Torturaban a las personas, a las mujeres embarazadas le sacaban al bebé del vientre, había un fuego, mucho fuego”, afirmó Sales Calvo, quien entre lágrimas mostró sus cicatrices a la Corte.

Sales, quien perdió a su hijo en las masacres, alegó que el Estado siempre los ha tenido “abandonados” y nunca les ha brindado ningún tipo de reparación económica o ayuda en salud para reconstruir sus vidas.

La Comisión señaló que mientras el caso estuvo bajo conocimiento de la jurisdicción penal militar, el Estado incumplió con su obligación de investigar de manera independiente e imparcial.

Minuto a minuto