Fundador:
Miguel R. Valladares García

martes 20 febrero 2018

La cafetería donde te cobran por echarte una “pestañita”

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Foto: Nappuccino

¿Tienes ganas de echarte un cafecito y luego un sueñito? En Barcelona existe Nappuccino, un espacio para que te relajes mientras tomas una bebida caliente, duermas una hora (por aquello del jet lag) y regreses a recorrer la ciudad con toda la energía.

Este café-siesta fue idea de Celina y Sylvain, una pareja que busca resaltar la importancia del descanso para una vida saludable. Pero, debes preguntarte, ¿cómo es posible descansar después de ingerir cafeína? Bueno, la ciencia puede responder a eso.

Hay una sustancia química llamada adenosina que causa un efecto de somnolencia y cansancio en el cerebro y se acumula en los períodos de actividad y los espacios sin descanso; cuando consumes cafeína, ésta bloquea el acceso de la adenosina al cerebro y te hace sentir más despierto, pero el cuerpo tarda entre 20 y 30 minutos en absorber las propiedades estimulantes del café, así que, cuando duermes, el cerebro impide la acumulación de adenosina y absorbe con mayor facilidad la cafeína, lo que te hace sentir mucho más despierto y activo.

En esta prueba se basaron los creadores de Nappuccino para asegurar el éxito de su cafetería, cuyo ambiente es tranquilo y relajado para que puedas encontrar un espacio y relajarte antes de continuar con los estudios, el trabajo o tu ruta de viaje.

La tarifa es de cinco euros por hora (112 pesos mexicanos) y se paga por hora para evitar que las personas se queden ahí todo el día porque no es un hotel, solo un lugar para tomar microsiestas. En el precio se incluye: barra de bebidas (a excepción de cervezas y vinos); bocadillos; wi-fi gratis y un cubículo para trabajar o escribir tu blog de viajes.

Barcelona fue el lugar elegido, aunque también se pensó en París y Madrid; quizá en un futuro estas cafeterías se expandan por el mundo y lleguen a México.

Minuto a minuto