Fundador:
Miguel R. Valladares García

miércoles 15 agosto 2018

El Pibe en pulso

Miguel Mora Mar / Pulso
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Por la mujer y la fiesta brava

En los tiempos gloriosos del incomparable músico-poeta, Agustín Lara, la fiesta brava no habría sido tan esplendorosa sin su presencia…ah, pero junto a la diva del cine, la preciosa María Félix, fue mejor aún.

La admirada pareja era asidua asistente a las tardes de toros y ninguna crónica del tiempo dejaba de mencionarla. Agustín y María, María y Agustín, siempre en su acostumbrada barrera de primera fila.

¿Por qué escribir de estos singulares personajes este día tan cercano a la celebración de la fiesta de San Valentín, patrón de la amistad y el amor? Porque Lara y su exquisita joya sonorense tuvieron una gran pasión por la que ha sido llamada “la más hermosa de las fiestas”.

Taurinos hasta la médula… aplaudieron con entusiasmo a las figuras de “su entonces”: Manuel Rodríguez “Manolete”, Carlos Arruza “El Ciclón”, Silverio Pérez “El Faraón”, Luis Procuna “El Berrendito”, el potosino Fermín Rivera, Alfonso Ramírez “Calesero”, Fermín Espinosa “Armillita”, Luis Castro “El Soldado” Lorenzo Garza “El ave de las tempestades” y otros de aquella enorme baraja taurina que al conjuro de sus nombres, llenaban El Toreo y luego la monumental Plaza de Toros México.

Lara no sólo fue el exquisito autor de poemas musicalizados, de marchas militares, de boleros inolvidables, de chotís geniales, de la hermosa Sinfonía Veracruz y de sempiternos pasodobles como “Silverio”, aquel texcocano de apellido Pérez, quien le inspiró a escribir aquello de “Viendo torear a Silverio me ha salido de muy hondo lo gitano de un cantar”. Y en otra parte de esa magnífica letra decía: “Silverio, torero estrella, el príncipe milagro de la fiesta más bella”. Y terminaba con esta hermosa frase: “Silverio, cuando toreas, no cambio por un trono mi barrera de sol”. Josú.

Amor por la diva a quien ante la ley hizo su compañera, la refulgente estrella María Bonita, amor por la fiesta de luces y sombras, de alegría y de tragedia, de razones y sinrazones. El hombre de figura juncal y del rostro surcado por la vieja cicatriz que le causó una herida en sus tiempos de arrabalero y de asiduo asistente a los oscuros antros, amores que acrecientan la trascendencia del tiempo con la celebración anual del Día del Amor y la Amistad.

Pero Lara no sólo escribió versos inmortales, sino que su prosa también iluminó el alma femenina y la convirtió en uno de los más grandes anhelos del hombre, pero del hombre enamorado, ese que siente vibrar las fibras exquisitas de las emociones al sentirse iluminado por la luz de la mirada sublime de quien ha de ser el amor bordado en sus sueños.

En aquel acetato grabado seguramente por la quinta década del siglo anterior e intitulado “Tú inventaste la palabra amor”, el músico-poeta dejó un sutil mensaje a la mujer y me refiero a una de sus partes que a la letra decía:

“Mujer, palabra que ha escrito la mano de Dios para crear la más dulce, la más completa expresión de la belleza, vida en donde principia la vida misma, luz en donde el sol enciende los luceros, río de todas las lágrimas, selva y rosal, aroma y perdón, si no fuera tu camino tan sublime bastaría la huella de tus pasos para hacer que brotara un sendero de flores, si no existiera el canto de los pájaros, el mudo y sonoro palpitar de un beso, hubiera creado la música del mundo.

Tu voz, arrullo y oración, promesa o engaño, seducción o desesperanza, deja un poco de miel en el alma y también un poco de tristeza en los cabellos.

Tus manos son ramas de un árbol que da sombra y paz, y calor y martirio… pero ¡son tus manos! hechas para juntarse en la oración o para volar, como palomas, por el campo de la conciencia de los hombres.

Tú inventaste la palabra amor y siendo la encarnación divina de la forma, del color, del verso y de la melodía, vives en la plegaria. Por eso estás siempre muy cerca del cielo”.

Espero les haya gustado la columna de hoy. Que mañana tengan ustedes el más hermoso, deportivo y taurino Día del Amor y de la Amistad, es el deseo de su amigo el Pibe Moramar.

Hasta el martes próximo..

Minuto a minuto

Toda la sección