Fundador:
Miguel R. Valladares García

martes 11 diciembre 2018

Retórica antisemita provoca estupor y miedo en judíos polacos

AP
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

VARSOVIA (AP) — Durante la mayor parte de sus 22 años, Matylda Jonas-Kowalik tuvo la certeza de que no conocería la discriminación, persecución o violencia que mató o traumatizó a tantas generaciones anteriores de judíos polacos. Creía que el problema mayor para los jóvenes judíos polacos era encontrar un novio o novia judío en un país de abrumadora mayoría católica.

Pero esa certeza ha chocado con un brote de declaraciones antisemitas en medio de una disputa diplomática con Israel en torno a una nueva ley que penaliza ciertas declaraciones sobre el Holocausto. Ella y otros temen que la retórica dé lugar a una ola de violencia, y entonces se pregunta si no debería emigrar.

“Éste es mi hogar”, dijo Jonas-Kowalik, estudiante en la Universidad de Varsovia. “Nunca he vivido en otra parte y quería que siguiera siendo mi hogar. Pero esto me provoca mucha angustia. No sé qué esperar”.

La colectividad judía polaca actual es el remanente de una pujante comunidad que tenía 3,3 millones de miembros en la víspera del Holocausto. Apenas el 10% sobrevivió al genocidio perpetrado por los nazis, y la violencia y persecución en las primeras décadas de la posguerra, bajo el régimen comunista, obligó a muchos sobrevivientes a emigrar.

Desde la caída del comunismo en 1989, la vida judía ha resurgido, y muchos jóvenes se han sentido lo suficientemente seguros para abrazar una tradición que sus padres y abuelos habían reprimido.

Pero el miedo ha empezado a crecer en medio de un aumento global de la xenofobia que también se hizo sentir en Polonia.

El partido conservador Derecho y Justicia llegó al poder con la promesa de restaurar la grandeza nacional y un mensaje antimusulmán y antiinmigrante. Los judíos, cuya presencia en el país se remonta a siglos atrás, se convirtieron en blanco de mensajes de odio en las redes sociales.

La situación se agravó hace varias semanas cuando funcionarios israelíes criticaron la nueva ley polaca que penaliza culpar a la nación de crímenes cometidos por la Alemania nazi. Acusaron a Polonia de tratar de utilizar la ley para exculpar a los polacos que colaboraron en la matanza de judíos durante la guerra.

Las autoridades polacas lo niegan. Dicen que quieren proteger al país de la imagen de colaborador de los nazis, habiendo sido la primera víctima de Adolfo Hitler y resistido a los nazis durante casi seis años de guerra y ocupación.

Un conocido comentarista polaco de derecha aludió a los judíos con un término insultante. En lugar de ser sancionado, fue recibido en varios programas de TV, incluso en la emisora estatal, donde él y su entrevistador hicieron bromas sobre los judíos y las cámaras de gas.

Un cura católico dijo por la televisora estatal que era difícil querer a los judíos, y la vocera del partido gobernante repitió sus palabras, Un asesor presidencial opinó que la reacción negativa de Israel se debía a una “sensación de vergüenza por la pasividad de los judíos durante el Holocausto”.

Algunos comentaristas han insinuado que la oposición a la ley del Holocausto encubre la intención de los judíos de exigir dinero a Polonia, en alusión a las reparaciones que buscan las organizaciones judías internacionales por las propiedades de las que fueron despojados.

Anna Chipczynska, quien encabeza la comunidad judía de Varsovia, dijo que muchos miembros se sienten conmocionados o deprimidos al multiplicarse las llamadas telefónicas amenazantes y otras formas de acoso.

Agnieszka Ziatek, de la Agencia Judía para Israel, dijo que se ha registrado un fuerte aumento de los judíos polacos que preguntan sobre las condiciones para emigrar a Israel.

Está por cumplirse el 50 aniversario de una campaña antisemita lanzada por el régimen comunista en marzo de 1968. Esa campaña comenzó con retórica muy similar a la que se escucha en la actualidad y culminó cuando 20.000 judíos tuvieron que renunciar a sus posesiones y ciudadanía y huir del país.

Minuto a minuto