Fundador:
Miguel R. Valladares García

jueves 21 junio 2018

Campaña busca visibilizar a 2.4 millones de empleadas del hogar mexicanas

EFE
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

CIUDAD DE MÉXICO (EFE).- La campaña “Empleo justo en casa” inició hoy en México para dar voz, hacer visible, a las 2.4 millones de trabajadoras del hogar en el país, un colectivo a menudo discriminado y falto de derechos.

El objetivo “es llamar a empleadoras y empleadores de trabajadores del hogar a ser justos y reconocer los derechos que las trabajadoras ya tienen hoy por ley, y que no necesariamente conocemos, respetamos y garantizamos”, explicó a Efe la directora del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir (ILSB), Ximena Andión.

Actualmente, tanto la Ley Federal del Trabajo como la Ley del Seguro Social contienen capítulos específicos para el trabajo doméstico, con derecho a aguinaldo y vacaciones, pero con aspectos “discriminatorios” como jornadas de 12 horas.

Por este motivo, la campaña busca crear conciencia desde los hogares, añadió Andión, a partir de comerciales en televisión, carteles publicitarios y una página web que incluirá desde ejemplos de contrato laboral a un manual del buen empleador.

“Lo que queremos es hacer mucho ruido y que se sume mucha gente, y que éste represente un movimiento por la igualdad del trabajo del hogar”, indicó una de las impulsoras del proyecto.

Actualmente hay 2.4 millones de trabajadores del hogar en México, el 95 % son mujeres y representan el 10 % de la población económicamente activa (PEA) femenina.

El 92 % carece de seguridad social y el 97 % no tiene acceso a servicios médicos, además, sufren una fuerte discriminación.

“La precarización de este trabajo permite que se perpetúen situaciones de pobreza y violencia, si fuera un trabajo mejor remunerado y formalizado daría mejores condiciones y movilidad social”, apuntó.

Además, se pronunció a favor de que México ratifique ya el convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), pues otros países de la región como Uruguay, Ecuador o Bolivia ya lo han hecho.

En la presentación de la campaña, la fundadora del Centro de Apoyo y Capacitación de Empleadas del Hogar, Marcelina Bautista, lamentó que no haya ninguna ley que reconozca los derechos de las empleadas domésticas.

“El trabajo en casa nadie lo ve ni lo valora, solamente se ve cuando nadie lo hace”, recordó esta histórica luchadora de los derechos para las trabajadoras del hogar.

Para Bautista, la democracia debe “empezar desde las casas”.

El sueldo de una trabajadora del hogar es habitualmente de dos salarios mínimos diarios, esto es 167 pesos (unos 8,9 dólares), con jornadas que pueden llegar a las 12 horas.

El Sindicato Nacional de Trabajadoras del Hogar (SNTH), apuntó, que recibe cada día siete casos diarios de despidos injustificados.

La fundadora de la ONG Hogar Justo Hogar, Marcela Azuela, celebró que esta campaña permitirá conocer cómo dar un trato más justo a las empleadas.

A menudo, recordó, el afecto hacia las empleadas del hogar desdibuja una realidad, se trata, ante todo, de una “relación laboral”.

Para la representante de ONU Mujeres en México, Belén Sanz, es esencial posicionar en la agenda pública y dar “pasos específicos en torno al pleno reconocimiento de los derechos de las trabajadoras del hogar”.

Además, consideró fundamental adaptar los “estándares internacionales” para “dejar atrás la brecha en la promoción del trabajo decente”.

Finalmente, la directora de Promoción de Cultura y No Discriminación del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), Marta Ferreyra, aseguró que las empleadas domésticas ejemplifican las “ideas patriarcales” que “nos dicen que el tiempo de las mujeres no vale nada”.

Minuto a minuto