Fundador:
Miguel R. Valladares García

martes 11 diciembre 2018

Por cuarta ocasión en 5 años el Oscar va a un director mexicano (FOTOGALERÍA)

AP
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Por cuarta ocasión en cinco años un cineasta mexicano se alzó con el Oscar a la mejor dirección. Guillermo del Toro, como era ampliamente anticipado, se llevó a casa la estatuilla por su fastuoso romance entre una mujer muda y una criatura marina “The Shape of Water”.

“Soy un inmigrante, como mis compadres Alfonso, Alejandro, como Gael, como Salma y muchos, muchos de ustedes”, expresó Del Toro emocionado mientras el público lo ovacionaba.

“En los últimos 25 años he vivido en un país único, que es parte de aquí y parte de todas partes porque una de las cosas más hermosas de nuestra industria es que borra esas rayas en la arena. Sigamos haciéndolo”, añadió, y con humor señaló que donde más le “gusta vivir” es en Fox Searchlight, porque “en 2014 ellos escucharon una propuesta loca con unos dibujos, una historia y una maqueta y creyeron que esta historia de este ser anfibio y una mujer muda entre musical y thriller iba a funcionar. Quiero agradecerle a la gente que me ha acompañado en todo este recorrido”.

El minucioso maestro del cine de fantasía, que competía por primera vez en esta categoría, se midió con cuatro cineastas dignos de reconocimiento: los veteranos Christopher Nolan por “Dunkirk” y Paul Thomas Anderson por “Phantom Thread”, y los debutantes Jordan Peele por “Get Out”, y Greta Gerwig por “Lady Bird”. Pero todo parecía indicar que él sería quien se llevaría el honor el domingo, pues había arrasado con casi todos los honores esta temporada de premios.

Protagonizada por Sally Hawkins como una mujer muda que se enamora de una criatura marina cautiva durante la Guerra Fría, “The Shape of Water” es una carta de amor al cine mismo y a las películas de monstruos, un género que Del Toro combina de manera audaz con el thriller e incluso el musical. Algunos críticos la calificaron como su mejor película desde “El laberinto del fauno”, su feroz cuento de hadas de 2006 que sorpresivamente no le dio entonces a México el Oscar a la mejor cinta en lengua extranjera (el premio ese año fue para “La vida de los otros” de Alemania).

La cinta, que encabezaba la lista de nominados con 13 candidaturas que incluían mejor película y guion (del realizador mexicano con Vanessa Taylor), se llevó también los premios a la mejor música original, de Alexandre Desplat; y mejor diseño de producción.

Del Toro es uno de tres realizadores mexicanos galardonados con el Oscar a la mejor dirección. Los otros dos son sus entrañables amigos Alfonso Cuarón, laureado en 2014 por “Gravity”, y Alejandro González Iñárritu por partida doble, en 2015 por “Birdman” y en 2016 por “The Revenant”.

La gala de los Oscar tuvo este año un sabor mexicano más allá de la obra de Del Toro.

“Coco” de Disney Pixar, sobre la tradición del Día de los Muertos, se impuso como mejor largometraje animado y Gael García Bernal, Natalia Lafourcade y Miguel subieron al escenario para interpretar la canción ganadora de la cinta, “Remember Me”, en un número colorido que terminó con una lluvia de confeti.

Los actores Eugenio Derbez y Eiza González también subieron al escenario como presentadores, y Salma Hayek, quien reveló en diciembre cómo fue acosada por años por el desacreditado productor de Hollywood Harvey Weinstein en un artículo en el New York Times, copresentó un segmento del movimiento Time’s Up contra la violencia sexual.

La ceremonia de los Oscar, en su 90a edición, se transmitió el domingo en vivo desde el Teatro Dolby de Los Ángeles.

Minuto a minuto

Toda la sección