Fundador:
Miguel R. Valladares García

miércoles 19 diciembre 2018

¿Tienes dolor en la espalda?

Evita que se haga crónico

Agencias
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El dolor que se produce en la parte baja de la espalda afecta a una de cada diez personas en algún instante de su vida.

Los especialistas abogan por realizar más ejercicio y levantarse de la silla cada veinte minutos.

Todo ello ayudará a evitar su aparición y cronificación.

Causas

La lumbalgia, un dolor que afecta a la parte baja de la espalda, es uno de los más frecuentes y que altera más la calidad de vida de quienes lo sufren.

Manejar cargas pesadas, mantener posturas inadecuadas, tener la musculatura abdominal débil, estar expuesto a vibraciones, los traumatismos o algunas enfermedades pueden propiciarlo.

Precaución

Sin embargo, pasar muchas horas sentado en la oficina, algo muy común en nuestra sociedad, es una de las causas que más ha favorecido su aparición y cronificación.

Que no se perpetúe el problema es el caballo de batalla de especialistas en dolor de espalda.

Y uno mismo puede hacer mucho para evitarlo.

Musculo esquelético

Cuando se habla de dolor de espalda, no nos estamos refiriendo a una única zona, sino que se trata de problemas musculo-esqueléticos que afectan a varias áreas, como la parte superior, cervicales y la parte inferior, zona lumbar.

Ésta última afecta aproximadamente a una de cada diez personas en algún momento de su vida. Además, no suele presentarse de forma aislada sino en episodios repetitivos.

Salud pública

Su elevada prevalencia, el impacto que provoca en la calidad de vida del paciente y su coste económico lo convierten en una cuestión de salud pública, ya que el dolor puede llegar a cronificarse, suponiendo un grave problema para la vida cotidiana de quien lo sufre.

Se considera que un problema de espalda se cronifica cuando dura más de tres meses.

Riesgo

EL estrés, la ansiedad, la insatisfacción personal, familiar o laboral aumentan el riesgo de padecer dolores de espalda o que estos duren más.

Factor desencadenante

Y, al contrario de lo que se piensa, no se trata de hipocondría, sino de un factor desencadenante.

Por ejemplo, cuando se está atravesando una mala época o hay exceso de tareas en el trabajo, se libera más cortisol y adrenalina y, ésta última, puede aumentar la contracción y empeorar el dolor.

Evita el estrés

Por eso hay que intentar, en la medida de los posible, evitar el estrés. Si con esto no se reduce, hay que buscar otras medidas.

Atención médica

Cuando nos duele la espalda o las lumbares, hay que acudir al médico.

Sobre todo, si es la primera vez que nos ocurre.

Dolor reflejo

En ocasiones, puede deberse a un dolor reflejo.

Por ejemplo, un problema digestivo, trastornos ginecológicos, infecciosos, etc., pueden reflejarse como un dolor en la zona baja de la espalda.

Especialista

Por ello, es necesario acudir al médico de cabecera para que realice una primera valoración y considere si hay que derivar al paciente a un especialista.

Valorización

El abordaje del dolor lumbar es complejo ya que tanto en el pronóstico como en la respuesta al tratamiento intervienen factores físicos, psicológicos, sociales y laborales difíciles de valorar.

Prevención

Una de las herramientas más recomendables para impedir su aparición y la cronificación es la prevención.

Se debe incidir en ella, en vez de poner el acento en la medicación y posterior rehabilitación.

Componente psicosomático

Asimismo, es necesario tener siempre presente el componente psicosomático del dolor crónico de espalda, siendo éste uno de los que suelen meter al enfermo en un círculo vicioso de difícil salida.

Proceso

A veces, resulta difícil, en un estado avanzado del proceso, establecer en qué momento se ha agudizado, si por una contractura o una lesión o si por el estrés nervioso que nos produce el propio dolor.

Minuto a minuto