Fundador:
Miguel R. Valladares García

martes 19 junio 2018

A escena la obra “Invisible”

Iliana Anaís García dirige un mundo fantástico

Hugo Rentería / Pulso
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Con el poder de la imaginación, la niña “Mar” y la tortuga “Van Gogh”, crean todo un mundo fantástico para abordar el complicado tema de la trata de personas en la obra teatral “(In)visible”, que llegó a sus 40 funciones en el Teatro Polivalente del Centro de las Artes. El texto es del dramaturgo mexicano Enrique Olmos de Ita, y la dirección es de la potosina Iliana Anaís García.

El proyecto, resultó seleccionado en la convocatoria del Programa Nacional de Teatro Escolar para este año, y el objetivo es ofrecer funciones gratuitas a niños en edad escolar, la pieza esta dirigida a menores que cursan los últimos años de primaria y los primeros de secundaria. La temporada comprende un total de 60 funciones invitando a escuelas de diversas partes de la capital.

Es necesario destacar la gran mancuerna de los actores Sandra Cárdenas (Mar) y Tadzio Neumann (Van Gogh). La historia, aborda la desaparición de la hermana de “Mar”, quien la pinta para poder materializar su recuerdo, a la niña se la llevó un hombre. En su habitación, “Mar” usa el arte como una forma de mitigar la angustia.

La tortuga “Van Gogh”, es la acompañante de “Mar” y salió de una de sus pinturas, ambos inician una travesía por varios lugares, pueden descender al fondo marino o volar en un avión. Una obra dinámica, con un buen manejo de la escena, que recurre en ciertos momentos a la comedia ante un tema complejo; son algunos aciertos de la obra.

El Programa Nacional de Teatro Escolar, es auspiciado por la Secretaria de Cultura Federal, y tiene como objetivo que jóvenes directores mexicanos puedan realizar ambiciosas producciones para ofrecer funciones gratuitas a estudiantes de primaria; y así generar otra posibilidad de educación mediante las artes escénicas.

“Los niños no tenemos dueño”, es uno de los mensajes de “Mar” que deja una gran reflexión en los asistentes, todo contextualizado en una habitación donde la fantasía surge a cada pincelada de una niña que crea mundos oníricos para evadir el dolor. Ante la mirada de su abuela que comparte la misma desesperación.

Complementan el equipo de producción: Eloisa Zapata (Producción ejecutiva), Jorge Nesme (Diseño de escenografía), Aldo/Alan Diseño Escénico (Diseño de vestuario), Caín Coronado (Iluminación), Rafael Becerra/Oswaldo Oviedo (Entrenamiento).

Minuto a minuto