Fundador:
Miguel R. Valladares García

jueves 21 junio 2018

Polonia pide perdón por la expulsión de judíos hace 50 años

AP
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El presidente polaco, Andrzej Duda, pidió perdón por la expulsión de miles de judíos / Foto: EFE

VARSOVIA (AP) — En un emocionado discurso, el presidente de Polonia pidió perdón el jueves a los 13 mil polacos de origen judío expulsados del país hace 50 años y deploró la pérdida que sufrió el país con su partida.

El presidente Andrzej Duda pronunció su mensaje al recordar las protestas estudiantiles masivas de 1968 contra el régimen comunista de la época, las que el gobierno comunista aprovechó para expulsar a judíos del partido y del país.

Entre los expulsados se contaban sobrevivientes del Holocausto y destacados intelectuales como el sociólogo Zygmunt Bauman, así como detractores no judíos del régimen como el filósofo Leszek Kolakowski.

“Quiero pedir perdón a los que fueron expulsados”, dijo Duda. “Por mis labios Polonia pide perdón, pide que estén dispuestos a olvidar, que estén dispuestos a aceptar que Polonia lamenta mucho que no estén en Polonia hoy”.

Habló en el campus de la Universidad de Varsovia, el centro de las protestas de 1968. Un grupo de opositores al gobierno, muchos de ellos con rosas blancas _un símbolo de su protesta_, gritaron “desgracia”, “hipócrita” y “vete del campus”.

Duda es aliado del partido gobernante Derecho y Justicia, acusado de políticas nacionalistas que han provocado un auge de la xenofobia y una disputa reciente con Israel.

Horas antes, Duda colocó una ofrenda floral bajo una placa en la estación ferroviaria de Varsovia de donde partieron algunos de los judíos expulsados.

Las protestas estudiantiles de marzo de 1968 contra la censura y por la libertad académica fueron reprimidas ferozmente por el régimen.

Corrientes rivales dentro del partido comunista aprovecharon las protestas para tratar de obtener el control del partido, y la crisis culminó con la expulsión de judíos del partido y de sus trabajos. Muchos tuvieron que renunciar a sus posesiones y la ciudadanía polaca y abandonar el país.

Minuto a minuto