Fundador:
Miguel R. Valladares García

martes 25 septiembre 2018

Desconoce firma notario de venta del predio de Anaya

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Ricardo Anaya / Foto: Archivo

CIUDAD DE MÉXICO (EL UNIVERSAL).- Salvador Cosío Gaona, notario público de Zapopan, Jalisco, quien presuntamente firmó las copias certificadas de la cesión de derechos para cambiar a los dueños de la empresa Manhattan Master Plan Development, que le compró una nave industrial a Ricardo Anaya en 54 millones de pesos, interpuso una demanda por la falsificación de dichos documentos.

Según el diario español “El País”, Salvador Cosío compareció la semana pasada ante la Procuraduría General de la República (PGR), donde negó que haya firmado esos documentos y aseguró que no conoce a la persona de la empresa Manhattan Master Plan Development que presuntamente le solicitó la cesión de derechos ni a los abogados de esta compañía.

“No se trata de mi firma”, afirmó Cosío, y señaló que los documentos no tienen las características con que acostumbra elaborar en su proceder, por lo que al no reconocer su rúbrica el abogado, que pertenece a la Notaría Pública 08, formuló una querella por la falsificación de los mismos.

Antecedentes. El pasado 18 de septiembre, El Gran Diario de México también publicó que la empresa que compró una nave industrial a Ricardo Anaya y a su familia política tenía como domicilio un terreno baldío. EL UNIVERSAL posee copia del acta constitutiva de Manhattan Master en la que aparecen sus dos principales socios, Luis Alberto López López y María Amada Ramírez, quienes no tenían un perfil empresarial.

Ahora “El País” también da a conocer que Humberto Hernández, esposo de María Amada Ramírez, la otra accionista original de Manhattan Master Plan, aseguró ante la PGR que nunca tuvieron constancia de la existencia de la compañía. Hernández declaró que se habían enterado por los medios de comunicación, por lo que afirma que todos los documentos con la firma de su mujer “son falsos”.

Además, el 19 de septiembre EL UNIVERSAL documentó que en sólo tres meses Manhattan Master Plan Development nació con un capital de 10 mil pesos, un domicilio en un terreno baldío y dos socios sin perfil empresarial, quienes días más tarde cedieron todas sus acciones al actual dueño de la compañía, Juan Carlos Reyes.

La nave industrial fue vendida el 25 de agosto de 2016, cuando los dueños de Manhattan Master Plan Development eran Luis Alberto López López y María Amada Ramírez Vega, quienes cedieron formalmente el total de sus acciones a Reyes García.

A pesar de que Reyes García se hizo del control total de Manhattan en una “resolución fuera de asamblea” registrada el 11 de julio, cuando Anaya vendió la nave el 25 de agosto, el arquitecto aún no era el dueño de la compañía, pues el notario dio fe de la cesión de las acciones el 12 de septiembre.

Es decir, Manhattan se crea en julio con unos dueños, compra a Anaya la nave en 54 millones en agosto y en septiembre los socios fundadores le ceden formalmente las acciones al actual dueño Reyes García. Todo en tres meses.

Las irregularidades. La empresa Manhattan Master Plan Development fue constituida el 5 de julio de 2016 y arrancó operaciones con dos socios: Luis Alberto López López y María Amada Ramírez Vega, con un capital de 10 mil pesos y, según datos de EL UNIVERSAL, registraron como domicilio fiscal un terreno baldío que está ubicado en la calle Senda de Carruaje 90, manzana 5, interior 20, colonia Milenio III, en Querétaro.

Sin embargo, en una escritura del notario 8 de Zapopan, Jalisco, Salvador Cosío Gaona [entregada a este El Gran Diario de México por los representantes legales de Juan Carlos Reyes], se detalla que fue el 11 de julio —seis días después de la constitución de esta compañía— cuando Luis Alberto López y Amada Ramírez cedieron 99% de las acciones a Juan Carlos Reyes y 1% a Jesús Muñoz Alvarado, pero no fue hasta el 12 de septiembre de 2016 cuando se realizó el protocolo de cambio accionario, cuando ya había ocurrido la compra de la nave industrial.

Así, el 25 de agosto de 2016, según la escritura 61175 de la notaría 31 de Querétaro, Manhattan compra a Juniserra, propiedad de Anaya, así como de su familia política, la nave industrial por 53.7 millones de pesos.

En el documento notarial sólo aparece como comprador el nombre de Luis Alberto López López, entonces uno de los dos socios de la empresa. En el documento no aparece el nombre de Juan Carlos Reyes.

En ese entonces, el comprador tenía como domicilio fiscal el terreno baldío. Pero los representantes legales de Manhattan Master Plan Development presentaron a EL UNIVERSAL un documento del Sistema de Administración Tributaria donde se asienta que la empresa inició operaciones el 5 de julio de 2016 y con esa misma fecha asegura que su domicilio es el lote 82 del Parque Tecnológico Innovación de Querétaro, es decir, el mismo en el que está la nave industrial que compraron en agosto: su dirección estaba en una propiedad que aún no era de Manhattan, sino de la familia Anaya.

Confirmación. El pasado 20 de febrero, el abogado Joaquín Xamán McGregor informó que sus clientes Alberto “N” y Daniel “N”, cuyas identidades están protegidas, fueron utilizados por el empresario queretano Manuel Barreriro Castañeda para triangular dinero por distintos países y paraísos fiscales, para adquirir una nave industrial de la empresa Juniserra, propiedad de Anaya y su familia.

Joaquín Xamán McGregor relató que sus clientes fueron contratados por Barreiro Castañeda, empresario del ramo inmobiliario, para adquirir esta propiedad, con la condición de que no se conociera de dónde provenía el dinero de esta transacción.

Barreiro Castañeda sería quien aportaría los recursos “para beneficiar económicamente a Ricardo Anaya, actual candidato a la Presidencia de la República por el PAN. Barreiro señaló a mis clientes que de esta operación tenía conocimiento el propio Ricardo Anaya”.

Según la declaración ministerial, de la que EL UNIVERSAL tiene copia, Daniel “N”, uno de los dueños de la sociedad Tesorem, empresa que habría triangulado los 54 millones de pesos con los que se le adquirió la nave industrial, reveló a la PGR cómo se alteraron los documentos de la fundación de la empresa Manhattan Master Plan Development para cambiar al dueño, debido al bajo perfil que tenían los primeros propietarios, que eran unos “prestanombres”.

De acuerdo con la declaración de imputado ante la PGR que se hizo el pasado 29 de enero en la Ciudad de México y de la cual EL UNIVERSAL posee copia, Daniel “N” relata que la empresa Manhattan Master Plan Development sólo fue constituida por el empresario Manuel Barreiro “de forma premeditada” con el objetivo de hacerle llegar los recursos al ahora candidato presidencial, pero todo tenía que tener “una apariencia de legal y real”.

Daniel “N”, detectó que los primeros dueños de la empresa, Manhattan Master Plan Development, Luis Alberto López y María Amada Amada, carecían de un perfil empresarial, su domicilio era un terreno baldío y no habría manera de justificar el préstamo para la adquisición de la nave industrial.

Daniel “N” relata que posterior a la celebración de la compra-venta de las bodegas, al revisar los documentos de la empresa Manhattan Master Plan Development, descubrió que los socios de la misma eran Luis Alberto López López y María Amada Ramírez Vega, y al preguntarle a Manuel Barreiro, empresario queretano y presunto autor de la red de “lavado” de dinero para presuntamente beneficiar económicamente a Anaya, le respondió que no se preocupara, que eran gente de su confianza y que ellos simplemente le firmaban lo que les pedía y que no sabían nada de la operación, y por ende no podían afectarnos, que todo estaba en regla.

Sin embargo, Daniel “N” le precisó que, aunque Luis Alberto López y María Amada Ramírez no supieran nada, eso no era bueno para la operación puesto que podrían cuestionar su capacidad económica y el por qué Tesorem les hubiese otorgado un crédito tan alto para adquirir una nave industrial de casi 54 millones de pesos a Anaya y su familia.

Cambio de dueños. A principios de septiembre del 2016, un mes después de la adquisición de la nave, el propio Daniel “N” sugirió que se hiciera un cambio de dueños de las partes sociales para poner a alguien que sí tuviera más congruencia con la operación, y Manuel Barreiro accedió y pidió que fuera el arquitecto Juan Carlos Reyes García quien, de acuerdo con su declaración, “es una persona con capacidad económica reconocida en Querétaro y gente de su entera confianza, pero quien no intervino de forma alguna en la operación, es decir, sólo era un prestanombres de mayor nivel y confianza de Barreiro”.

Esta modificación le pareció “excelente” a Daniel “N” para justificar la compra y el otorgamiento del crédito, para lo que elaboró, a principios de septiembre de 2016, una nueva acta de asamblea que tenía que ser con fecha anterior a la compra de las bodegas, operación que se materializó el 25 de agosto de 2016, “por lo que la señalé con fecha el 11 de julio, en la cual el señor Juan Carlos Reyes compraba parte social con el valor del 99% del capital de Manhattan Master Plan Development”.

Minuto a minuto

Toda la sección