Fundador:
Miguel R. Valladares García

viernes 27 abril 2018

Aranceles de Trump ponen a la industria a buscar excepciones

AP
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

WASHINGTON (AP) — Cuando el secretario de Comercio Wilbur Ross sostuvo una lata de sopa en una entrevista con CNBC para plantear el caso de que los aranceles al acero y el aluminio que impuso el gobierno del presidente Donald Trump “no son gran cosa”, la industria enlatadora se mostró en desacuerdo, y no fue la única.

Las políticas comerciales de Trump han disparado una intensa actividad de los grupos industriales, compañías y países extranjeros que buscan excepciones a los aranceles del 25% a las importaciones de acero y de 10% a las importaciones de aluminio. Estos movimientos se presentan antes de una nueva ronda de sanciones prevista para el final de la semana contra China.

El Instituto de Fabricantes de Latas (Can Manufacturers Institute), que representa a 22 mil empleados de manufactura en todo el país, estima que los aranceles al acero y aluminio perjudicarán a la industria y a los consumidores. El instituto señala que se fabrican 119 mil millones de latas en Estados Unidos, lo que significa que un arancel del 1% produciría un impuesto de 1,100 millones de dólares para compañías y consumidores.

“El secretario Ross ha puesto a las latas como emblema para disipar las preocupaciones en torno a los costos de los aranceles”, dijo Robert Budway, el presidente del instituto. Señaló que a su organización le preocupa que Ross “ya esté predispuesto a rechazar nuestras solicitudes”.

La combinación de golpes de Trump al comercio ha desencadenado una avalancha de solicitudes ante el Departamento de Comercio por excepciones a ciertos productos de acero y aluminio. En tanto, los países extranjeros se quejan de la que la oficina del Representante Comercial de Estados Unidos no ha proporcionado los lineamientos específicos para la obtención de excepciones antes de que se implementen los aranceles al acero y aluminio el viernes.

“Por lo general, se determinan los países antes de que se anuncien los aranceles”, dijo Josh Zive, director senior en el despacho jurídico Bracewell LLP. En esta ocasión, los países no saben si resultarán perjudicados o exentos — “eso es raro y nadie sabe qué hacer”.

El gobierno de Trump, que ha dicho que las importaciones de acero y aluminio amenazan la seguridad nacional, ya otorgó exenciones a México y Canadá — con la condición de que accedan a reformar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. La Unión Europea, Corea del Sur, Australia y Brasil son algunos de los países que buscan excepciones.

El senador Ron Wyden, el demócrata de mayor rango en la Comisión de Finanzas del Senado, dijo que los aranceles “a veces son herramientas necesarias” para proteger la seguridad nacional o combatir prácticas comerciales injustas”. Pero destacó que la postura del gobierno está produciendo “caos, incertidumbre y un distanciamiento con nuestros aliados más cercanos”.

Minuto a minuto