Fundador:
Miguel R. Valladares García

miércoles 19 septiembre 2018

El ejército sirio gana terreno por separado en afueras de Damasco

EFE
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Foto: AP

BEIRUT, Líbano (EFE).- Una treintena de personas murió hoy por el disparo de cohetes contra una zona bajo control gubernamental en el extrarradio de Damasco, mientras que el ejército sirio avanzó por Guta Oriental, el principal feudo opositor de las afueras de la capital.

El director del Hospital de Damasco, Haizam al Huseini, dijo a la agencia de noticias oficial siria SANA que el centro sanitario recibió los cadáveres de 35 personas fallecidas por el “ataque terrorista” con cohetes contra un mercado popular en el área de Kashkul, en Yaramana.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos confirmó la muerte de 35 personas, veintisiete de ellas civiles, por el impacto de proyectiles en Kashkul, situada entre Al Duilaa y Yaramana.

SANA acusó a organizaciones terroristas apostadas en Guta Oriental de haber perpetrado este ataque.

Actualmente, el ejército sirio, con el apoyo de Rusia, desarrolla una ofensiva en Guta Oriental, donde este martes progresó por la parte meridional de la región.

Según ese medio, las tropas gubernamentales avanzaron frente a “grupos terroristas” por Uadi Ain Tarma, en el sur de Guta Oriental, donde ocasionaron pérdidas humanas y materiales a sus oponentes.

El Observatorio corroboró que las fuerzas leales al presidente sirio, Bachar al Asad, se han hecho con el dominio parcial de Uadi Ain Tarma, tras combates contra la facción islamista denominada Legión de la Misericordia.

Hubo choques similares en la localidad de Arbín, desde el lado de Madira, y en Kafr Batna, donde la Legión de la Misericordia cuenta con el apoyo del Organismo de Liberación del Levante, la alianza de la exfilial siria de Al Qaeda.

Mientras, los civiles continuaron saliendo hoy de Guta Oriental a través de los corredores habilitados por las fuerzas armadas, informó la televisión siria, que no precisó el número de ciudadanos que abandonaron la región.

Guta Oriental es objetivo de una ofensiva terrestre de las tropas gubernamentales sirias y sus aliados desde el 25 de febrero, que fue precedida una semana antes de una intensificación de los bombardeos de la aviación siria y de la rusa, y de los disparos de la artillería gubernamental.

Desde el 18 de febrero, al menos 1.499 personas han perdido la vida en Guta Oriental, entre ellas 308 menores y 188 mujeres, de acuerdo con el recuento del Observatorio.

En paralelo a los avances de las fuerzas gubernamentales en esa región, que se extiende del noreste al sureste de la capital siria, el EI ganó terreno en las últimas horas en el sur de Damasco y tomó el control del barrio de Al Qadam, que estaba en manos de las fuerzas armadas sirias.

El Observatorio indicó que al menos 36 efectivos gubernamentales perecieron en los combates contra los extremistas, aunque no descartó que esa cifra de bajas sea superior porque hay 45 heridos, desaparecidos y prisioneros capturados por los radicales.

Los yihadistas lanzaron un ataque contra Al Qadam el pasado 13 de marzo, un día antes de que se produjera la evacuación de esa área de los combatientes de la facción Soldados del Levante que dominaba el barrio, tras un acuerdo con las autoridades.

Después de la salida de miembros de esa facción y sus parientes -alrededor de un millar de personas-, las tropas gubernamentales asumieron el dominio de Al Qadam.

El EI se infiltró en esa zona desde el vecino distrito de Hayar al Asuad, donde lleva presente desde hace años y próximo al campo de refugiados palestinos de Al Yarmuk, que controla parcialmente.

El EI publicó anoche un comunicado en Telegram, cuya autenticidad no pudo ser verificada, en el que anunció que tenía en su poder la mayor parte de Al Qadam.

También explicó que “los soldados del califato” llevaron a cabo un ataque contra posiciones del ejército sirio en Al Qadam, donde hubo enfrentamientos con todo tipo de armas, en los que 20 “apóstatas” murieron.

Los extremistas aseguraron que han “purificado” todas las zonas que los rebeldes entregaron a las fuerzas armadas sirias.

El EI, que proclamó un “califato” en Siria e Irak en junio de 2014, ha perdido la mayor parte del territorio que controlaba en ambos países en el último año.

Minuto a minuto

Toda la sección