Fundador:
Miguel R. Valladares García

viernes 19 octubre 2018

Estudios en perros pueden ayudar a predecir reacción humana a cambio en dieta

EFE
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Los microbiomas del intestino de perros y humanos tienen genes y respuestas a cambios en la dieta más similares de lo que se creía, por lo que los hallazgos en canes pueden ser un mejor modelo para estudios de nutrición que los de cerdos o ratones, según una investigación divulgada hoy.

Publicado en la revista especializada Microbiome, el trabajo de un equipo del Laboratorio Europeo de Biología Molecular, liderado por el doctor Luis Pedro Coelho, revela la existencia de muchas similitudes entre el contenido genético de los microbiomas del intestino humano y el del perro.

El microbioma -compuesto por billones de microorganismos como bacterias, virus y hongos- del intestino humano es mucho más parecido al de un perro que al de un cerdo o un ratón, según los investigadores.

Los resultados del estudio sugieren “que somos más parecidos al mejor amigo del hombre de lo que pensábamos originalmente”, explica Coelho.

Los investigadores descubrieron que cambios en la cantidad de proteínas y carbohidratos en la dieta tienen un efecto similar en la microbiota de humanos y perros, independientemente de la raza o el sexo del animal.

En concreto, hallaron que los microbiomas de perros con sobrepeso u obesos son más receptivos a una dieta alta en proteínas en comparación con los de canes delgados.

El ensayo realizado por los investigadores se valió de una muestra de 64 perros, una mitad de raza beagle y la otra labradores, y con el mismo número de ejemplares delgados y con sobrepeso.

Todos los perros fueron alimentados igual durante cuatro semanas y después separados aleatoriamente en dos grupos: uno consumió una dieta alta en proteínas y baja en carbohidratos, y el otro alta en carbohidratos y baja en proteínas durante otras cuatro semanas.

Finalmente se recolectaron muestras de heces y se extrajo el ADN para crear un catálogo de genes del microbioma intestinal del perro, que se comparó después con los de humanos, cerdos y ratones.

De acuerdo con Coelho, los hallazgos de la investigación apuntan a que los perros pueden ser un mejor modelo para estudios de nutrición que los ratones o cerdos.

“Potencialmente podríamos usar datos de perros para estudiar el impacto de la dieta en la microbiota intestinal de humanos”, subraya Coelho.

Paralelamente, los humanos pueden ser un buen modelo para estudiar la nutrición de los perros, entre los que se ha detectado un creciente problema de obesidad.

Por lo tanto, los estudios en perros en este campo tienen un doble beneficio: para los perros directamente y por su potencial para extrapolarlos a humanos.

Minuto a minuto