Fundador:
Miguel R. Valladares García

domingo 19 agosto 2018

PERFIL: ¿Quién es Miguel Díaz-Canel, el nuevo presidente de Cuba?

AP
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

 Era un funcionario joven, delgado y de pelo largo que andaba en bicicleta saludando a los vecinos y por su personal estilo de dirigir su provincia tenía la popularidad de una estrella de rock local.

Pasó una década desde entonces y Miguel Díaz-Canel -convertido el jueves en el sucesor de Raúl Castro en la presidencia de Cuba- parece otra persona: canoso, serio y de muy pocas palabras.

Díaz-Canel tiene una biografía oficial escueta en detalles personales y profesionales. Y aunque nadie sabe a ciencia cierta cómo se proyectará en su gobierno, en su primer discurso como mandatario prometió servir a los intereses del pueblo y continuar con el legado de la revolución socialista iniciada hace casi seis décadas por los hermanos Fidel y Raúl Castro.

Algunas anécdotas de su pasado reciente podrían dar señales sobre su próximo estilo.

En un país en el que no existe la figura de la primera dama y los dirigentes -que suelen moverse en medio de importantes operativos de seguridad- ocultan con celo su vida privada, Díaz-Canel llegó casi sin custodia en marzo hasta un centro de votación en Santa Clara, a unos 300 kilómetros al este de la capital, donde varios medios extranjeros lo aguardaban.

El funcionario caminó a lo largo de una cuadra, de la mano de su esposa, mientras saludaba a las personas que se le acercaban.

“Aquí estamos construyendo una relación de gobierno y pueblo”, dijo durante la inusual aparición pública ante las cámaras para votar por el parlamento.

Díaz-Canel, de 57 años, es la primera persona en tomar la máxima dirección que no se apellide Castro desde que triunfó la revolución en 1959 y deberá enfrentarse a una economía estancada, una infraestructura en decadencia, la hostilidad de Estados Unidos que no levantó el embargo, ni las sanciones contra la isla y las críticas a un modelo de control estatal con salarios bajos en el marco de un congelamiento de la iniciativa privada.

Muchos cubanos a lo largo y ancho de la isla apenas lo conocen. Los últimos años de su ascenso político han transcurrido lento pero sin pausa, escalón por escalón, y asumió un perfil tan bajo que pasaban meses sin que se supiera de sus actividades.

Apenas saltó a la mirada internacional el año pasado cuando fue protagonista de un video filtrado en el cual abogaba por cerrar medios de prensa independientes y etiquetaba a embajadas europeas como una avanzada de la subversión contra la revolución.

Sin embargo, esa imagen ortodoxa contrasta con la percepción de hombre sencillo, tolerante, afable pero exigente que tienen muchos de sus conciudadanos de la provincia de Villa Clara, en la cual pasó su infancia, su juventud y de la que fue primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC) durante nueve años, un cargo que en la práctica es más importante que el de jefe de gobierno local.

“En el parque paseaba con su novia. Ellos estaban en la escuela. Tendría unos 15 años”, lo recordó Hilda Alegre, una peluquera que lo rememora como el “muchachito” flaco con el que salían en parejas a pasear en los años 70.

Graduado de ingeniero electrónico de la Universidad de Villa Clara en 1982 realizó su servicio militar obligatorio hasta 1985. En 1987 se incorporó a la Unión de Jóvenes Comunistas y empezó a trabajar como profesor mientras viajaba a Nicaragua como parte de una delegación de apoyo al sandinismo.

En aquellos tiempos le gustaban los Beatles -estigmatizados por la revolución como representantes de la decadencia capitalista- y el teatro.

En 1994 fue designado primer secretario del PCC en Villa Clara y rápidamente se ganó una reputación de funcionario trabajador con un estilo modesto y que los vecinos recuerdan como el primero de su rango en no mudarse a una vivienda más grande.

“La casa donde vive la mamá da hasta pena, hasta se le cayó el repello. Ahí también vivía el hermano de él. Él no arregló la casa para vivir más cómodo”, comentó Fermín Roberto Tagle Suarez, de 78 años, quien solía hacer con Díaz-Canel las rondas de guardias de vigilancia, habituales entre los vecinos.

“Siempre se enteraba de los problemas reales que tenía el pueblo. Y exigente también, si fuera blandengue no llegaba adonde está”, expresó Suarez.

Para 1996, en medio de una dura crisis económica derivada de la caída de la Unión Soviética que estremeció a las familias cubanas y las agobió con carencias, Díaz-Canel ya era padre de dos hijos del matrimonio con la estomatóloga Marta Villanueva, su novia de años.

Era popular y llamativamente joven para su puesto y hasta atendía a todo aquel que tocara a su puerta en la sede partidaria o en su propia casa.

“Él tiraba su maletín cuando venía de trabajar y salía corriendo a hacer su guardia. Algunos compañeros no le querían poner guardia porque él venía atormentado del trabajo, pero él decía: ‘yo soy un ciudadano de este país y hago la guardia igual que cualquier persona’”, comentó a la AP Liliana Pérez, cuya casa se enfrenta a la que vivía Díaz-Canel con su esposa y sus hijos.

La vivienda -hoy pintada de amarillo y rojo- perteneció a la familia de su mujer antes de que ésta, divorciada, se mudara con los niños a La Habana.

Entonces nació una especie de leyenda en torno a Díaz-Canel: el político empezó a realizar recorridos sorpresa para verificar el servicio que recibían las personas y se dice -aunque nadie pudo confirmarlo de manera pertinente- que aparecía disfrazado en lugares donde se daba atención al público.

La periodista de la emisora local CMHW, Xiomara Rodríguez, fue testigo de ello.

“Realizó una intensa labor de comunicación con el pueblo”, expresó. “Por ejemplo, en el 96 recién comenzando como primer secretario asistió a ese espacio (radial “Alta Tensión” de la emisora local) que es un programa de opinión de los temas más candentes. Dos horas a micrófono abierto en vivo, recibiendo llamadas de la población”.

Presentarse en vivo y hablar espontáneamente con la gente era algo inusual por parte de los funcionarios cubanos. Incluso en la actualidad éstos no tienen una agenda de actividades públicas.

Rodríguez recuerda una de esas giras sorpresa que Díaz-Canel inició en la morgue, continuó por una funeraria y siguió hasta un cementerio para constatar cómo trabajaban los servicios estatales en un tema tan sensible para las familias como un deceso.

Además le interesaba la cultura y era respetuoso con la diversidad.

Bajo su tutela en Santa Clara floreció “El Menjunje”, el primer centro cultural que presentó espectáculos de transexuales y trabajó abiertamente con la comunidad gay y alternativa como los rockeros e incluso llevó a sus hijos a las actividades infantiles del lugar. Hoy dos de ellos forman parte de una banda musical llamada Polaroid.

De Villa Clara en 2003, Díaz-Canel fue trasladado por el PCC como primer secretario a la vecina provincia de Holguín, a unos 700 kilómetros al oriente de la capital. Su gestión se prolongó hasta 2009 y no fue tan estelar.

Un recorrido de la AP por esta ciudad mostró que aunque los vecinos agradecen algunas obras como un paseo peatonal en pleno centro o cafeterías y lugares de esparcimiento, lo critican y consideran que no estuvo a la altura de su fama.

“En mi opinión no se puede gastar tanto en bulevares y parques cuando hay gente en barrios marginales que están viviendo muy mal”, aseguró Anahí Tamayo. “No es sólo arreglar el centro, lo que la gente (extranjeros) ve cuando viene, sino los alrededores”.

Algunos cubanos del lugar indicaron que los años de Díaz-Canel en Holguín además estuvieron marcados por una fuerte sequía que afectó al agro y al abasto doméstico. Había poco presupuesto, los regionalismos y prejuicios hicieron que se le viera como un extraño y su carisma no logró calar.

En lo personal, su paso por Holguín le dejó una nueva esposa: Liz Cuesta Peraza, quien lo acompañó en marzo a votar.

En mayo de 2009 Díaz-Canel llegó por primera vez a un puesto en el ámbito nacional cuando Raúl Castro lo convocó como ministro de Educación Superior.

Bajo su gestión se ajustaron los planes de estudio, se modernizaron sus contenidos, se modificaron los reglamentos de posgrado y se impulsó el uso de la tecnología en las casas de altos estudios con laboratorios de computación y digitalización de contenidos. También fue de los primeros funcionarios en aparecer con una computadora portátil en reuniones en un país donde internet en los hogares está restringido y los precios son elevados.

Para 2012 se convirtió en vicepresidente y meses después con las elecciones en primer vicepresidente, pero en paralelo se volvió renuente a la prensa, su agenda se hizo protocolar y no se lo vio más en las calles o en los medios de comunicación.

Según diplomáticos y analistas, la transformación de su estilo obedeció a la lógica de la historia reciente del liderazgo del país, en la que la generación revolucionaria sacó de carrera a los más jóvenes acusándolos de no ser lo suficientemente leales al proceso.

El propio Raúl Castro reconoció este jueves al dejar en sus manos el poder que Díaz-Canel fue uno de una docena de jóvenes que la generación histórica trató de formar como sucesores sin éxito.

“La mayoría de los cuales llegaron al buró político pero no logramos materializar su preparación”, comentó Castro en su discurso de despedida del gobierno. Díaz-Canel “fue el único sobreviviente diría yo, un poco exageradamente”.

Pero al parecer Díaz-Canel no dejó de tener un criterio propio.

Precisamente por 2012 -cuando el ahora mandatario acababa de ser designado vicepresidente- Harold Cárdenas era un profesor de marxismo de la Universidad de Matanzas y junto con otros dos amigos inició un blog llamado “La Joven Cuba” que tenía un claro perfil de izquierda aunque criticaba varios aspectos en la isla. Por ello, sectores ortodoxos del PCC y el gobierno local los acusaron de “hacerle el juego” a los enemigos de Cuba y los bloquearon, pero sin que ellos lo solicitaran Díaz-Canel tomó partido.

“Díaz-Canel se sentó con los tres en una mesa y nos dijo ‘¿qué necesitan para seguir haciendo La Joven Cuba?’”, rememoró Cárdenas en una entrevista reciente con la AP. Poco después su página volvió a la normalidad y hasta la fecha es un foro de debate que no siempre se aviene a las políticas gubernamentales.

Para Cárdenas, la intervención de Díaz-Canel demostró que la nueva generación -posterior a la revolución y anterior a la suya- le dará una continuidad al proceso pero cambiará según sus experiencias vitales: la caída del campo socialista y los subsidios, las fallas de los dogmas del comunismo setentista o la necesidad de respeto a una mayor diversidad religiosa o social.

“Díaz-Canel lleva años en una posición muy incómoda”, expresó Cárdenas. “Yo hablo con Díaz-Canel como con un tío. Es mucho más comunicativo de lo que se muestra… Existe una imagen gris de Díaz-Canel que es una construcción gubernamental de desproveer a la dirigencia de colores para mostrar una solemnidad innecesaria”, consideró.

Minuto a minuto