Fundador:
Miguel R. Valladares García

domingo 19 agosto 2018

Reconocen a chinampas de Xochimilco como patrimonio mundial

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Las chinampas mexicanas de Xochimilco y Tláhuac, que son construidas con técnicas aztecas transmitidas de manera oral de generación en generación, fueron reconocidas como patrimonio agrícola mundial por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El pasado 19 de abril, el organismo añadió trece nuevos sitios a la lista de Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM), destacando entre ellos las chinampas que describe como “un conjunto articulado de islas artificiales construido de forma tradicional” que presentan una alta productividad y son importantes para la ecología.

En la Ciudad de México las chinampas que se encuentran en Xochimilco y Tláhuac ocupan más de dos mil hectáreas, en ellas laboran aproximadamente 12 mil personas que cultivan en su mayoría flores y hortalizas; dentro de éstas están 51 especies agrícolas domesticadas y 131 especies de plantas ornamentales.

En cuanto a flora y fauna, el sistema chinampero alberga el 2% de la biodiversidad mundial y el 11% de la nacional. Aquí conviven 139 especies de vertebrados, 79 de aves, 23 de mamíferos, 21 de peces y 10 de reptiles.

La FAO precisa que las chinampas “son una fuente importante de alimentos para una de las ciudades más pobladas del planeta, generando 40 mil toneladas de producción agrícola al año”. Los cinco cultivos principales en ellas son: amaranto, calabaza, frijol y maíz.

Alrededor del planeta, existen únicamente 50 lugares reconocidos por el Sipam, éstos se encuentran en 20 países y uno de ellos es México.

¿En qué consisten los Sistemas de Patrimonio Agrícola? La FAO las identifica como “zonas ricas en biodiversidad y vida silvestre”, que se caracterizan por el uso de prácticas que promueven la sostenibilidad y protegen el medio ambiente, mismas que a su vez apoyan el desarrollo socio-económico.

Con el nombramiento de los Sistemas de Patrimonio Agrícola, el organismo pretende “llamar la atención sobre formas únicas e ingeniosas en que se ha alcanzado la sostenibilidad en la actividad humana más básica, convirtiendo los recursos naturales en sistemas alimentarios viables”.

Los objetivos principales del reconocimiento del Sipam son: conservar la biodiversidad, proteger cultivos en peligro y fortalecer a las culturas locales.

Minuto a minuto

Toda la sección