Fundador:
Miguel R. Valladares García

martes 16 octubre 2018

Mexicas triunfa en el último juego de americano en el Estadio Azul

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Foto: El Universal 

Aficionados del futbol americano acudieron al Estadio Azul para asistir al Tazón México III. Entre familias, equipos y grupos de amigos, los lugares se iban ocupando con la numerosa asistencia para despedir al inmueble con este último partido.

El head coach del equipo Aguiluchos, Ernesto Alfaro del Villar, manifestó la importancia del deporte para el desarrollo personal de los jugadores, si bien la meta no es que lleguen a la Liga Profesional, “hay que apoyarlos para que ellos decidan si quieren continuar”.

Destacó la importancia de los papás para lograr la conformación de los equipos de la ONEFA que hoy acompañan a los equipos de la LFA.

“Se recibe mucho apoyo por parte de los padres de familia y como ya dije, si bien no es la meta crear profesionales, es importante mostrarnos solidarios con el deporte para que siga creciendo en todo el país”.

La familia Orozco Hernández es fiel seguidora del futbol americano, vino con sus hijos a apoyar a Mexicas.

El americano se despide de un recinto que nació para dar cabida a su práctica.

Mexicas, campeón

Mexicas hizo la fiesta en la despedida del estadio Azul, para coronarse en el Tazón México III. Con un contundente triunfo 17-0 sobre los Raptors, los capitalinos levantaron su primer título de LFA.

La conexión Francisco Quintana-Guillermo Villalobos fue letal para los mexiquenses. El zurdo quarterback y el receptor aprovecharon todas las libertades que dejó la defensiva rival: mucho tiempo durante la presión al pasador y lentos en las piernas en el momento de marcar al jersey 84.

La dupla roja fue protagonista del par de anotaciones para los nuevos campeones.

No hubo reacción alguna de Raptors. El quarterback Bruno Márquez no encontró alguna ventana para hacer daño a la defensiva capitalina. Una intercepción de Luis Fernando González metió a los Raptors a la pelea, mínimo por unos segundos. Pero un pañuelo eliminó la felicidad de la “furia verde”, que ya no se recuperó.

Los elementos de ambos equipos disfrutaron de la experiencia de jugar en el estadio Azul. Si el partido perdía emoción, las gradas creaban el entretenimiento.

La tradicional ola fue el pasatiempo al principio del cotejo. Después de darle cinco vueltas al inmueble, los mismos atletas en la banca quedaron sorprendidos por el ambiente. El escenario fue perfecto para la final de una organización que todavía se mantiene en crecimiento.

Para los jugadores fue una experiencia que servirá como motivador de una profesión que todavía no da para hacer una vida, pero saben que dejan una huella en el futbol americano en nuestro país.

Mientras el partido avanzaba, con la superioridad mexica en el emparrillado, las emociones en el banquillo provocaron que los vestidos de rojo entraron al campo al celebrar cada acción positiva del equipo.

El head coach Rafael Duk hacía todo lo posible para que sus pupilos se tranquilizaran y evitar algún tipo de sanción. Segundos antes de que el cronómetro marcara el fin del cotejo, el entrenador recibió el baño que coordinó con la lluvia.

Los Mexicas fueron los únicos que se presentaron a la despedida del estadio Azul que inició con futbol americano.

Minuto a minuto