Fundador:
Miguel R. Valladares García

miércoles 23 mayo 2018

A contrarreloj, migrantes piden visa humanitaria

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Cientos de migrantes centroamericanos que están desde el sábado en la capital de Sonora, realizaron una manifestación en demanda de que el Instituto Nacional de Migración (INM) les conceda una visa humanitaria para permanecer un año en México, debido a que está por vencer el permiso de 20 días que se les otorgó de libre tránsito.

Por las calles de Hermosillo, bajo un sol quemante y la temperatura de 35 grados centígrados, los migrantes realizaron una marcha corta, donde también gritaron proclamas contra el gobierno de Estados Unidos.

“Somos un pueblo sin frontera”, “alto a Donald Trump, por sus políticas de miedo”, “los migrantes no somos criminales, somos trabajadores internacionales”, “manchadas de rojo están las fronteras porque ahí se mata a la clase obrera”, fueron algunas de sus proclamas.

Más de mil personas, procedentes de Honduras, El Salvador, Nicaragua y Guatemala ingresaron a México a finales de marzo en la Caravana del Viacrucis Migrante, entre las cuales estaban alrededor de 300 mujeres, 12 embarazadas, cerca de 130 niños y 90 adolescentes menores de 18 años. A principios de abril, el instituto extendió permisos de 20 días para que los centroamericanos pudieran permanecer de manera legal en el país; sin embargo, ese plazo a partir de hoy empieza a vencerse.

“No fueron renovados, nos dijeron que en Tijuana y vamos a ver”, afirmó Bartolo Fuentes, periodista, ex diputado hondureño y activista social que participa con el grupo.

La caravana intentará llegar a Tijuana este martes o a más tardar el miércoles en el “lomo de La Bestia”, para acudir a la garita de San Diego, California.

Desde este lunes se instalaron en la estación del ferrocarril a esperar que pase un tren donde puedan subirse y recorrer los más de 870 kilómetros que les faltan.

Sin embargo, esta última etapa es una de las más peligrosas, puesto que tendrán que sobrevivir al desierto y sus temperaturas extremas, y se enfrentarán al riesgo de cruzar una zona donde el crimen organizado opera.

Hasta este lunes, en Hermosillo permanecían alrededor de 600 migrantes, quienes están distribuidos en tres albergues habilitados: el comedor comunitario de una iglesia cristiana, el Centro Hábitat y el comedor-dispensario “San Luis Gonzaga”, todos ellos cerca de la estación del ferrocarril.

Minuto a minuto

Toda la sección