Fundador:
Miguel R. Valladares García

sábado 18 agosto 2018

Arzobispo chileno niega encubrimiento

Errázuriz se atuvo a la ley canónica al esperar cinco años antes de investigar

AP
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Ciudad del Vaticano.- El arzobispo retirado de Santiago negó el martes que haya encubierto al sacerdote depredador más conocido de Chile, pero reconoció que la popularidad del cura y su habilidad para atraer seminaristas afectó sus decisiones.

El cardenal Javier Errázuriz escribió una carta el 10 de mayo a sus colegas de la jerarquía eclesiástica chilena en la que defendió su manejo del escándalo de abusos sexuales y encubrimiento. Ese escándalo es la causa de una reunión de emergencia del papa Francisco con 34 obispos que comienza el martes. Su objetivo es elaborar una estrategia para recuperarse de la crisis que ha desacreditado a la iglesia chilena y manchado la reputación del propio Francisco.

En la carta, obtenida por The Associated Press, Errázuriz insiste que se atuvo a la ley canónica al esperar más de cinco años antes de empezar a investigar al reverendo Fernando Karadima. Inició el proceso apenas en 2009, después de recibir una tercera queja de un joven parroquiano de Karadima.

Errázuriz escribió que había sido “difícil” alcanzar el estándar requerido por el Vaticano de estar convencido de que la denuncia era “al menos verosímil” dada la popularidad de Karadima.

“Se acusaba a un sacerdote de gran convocatoria pastoral, cuya predicación había enriquecido a más de treinta jóvenes que habían sido ordenados sacerdotes, y a cuatro sacerdotes que habían sido consagrados Obispos”, escribió Errázuriz. “Además se acusaba a un sacerdote que inspiraba una asociación formada por jóvenes y presbíteros que propagaban su fama”.

Si bien desde hace tiempo las víctimas de abuso sexual acusan al Vaticano y la jerarquía católica de proteger a los curas depredadores _en particular a los que atraen nuevas vocaciones y donaciones_, es inusual que un obispo reconozca francamente que tuvo en cuenta esas consideraciones al decidir si creía o no en una denuncia.

Las víctimas de Karadima han acusado a Errázuriz de encubrir sus denuncias para proteger a un sacerdote que gozaba de los favores de los católicos conservadores y la jerarquía. Reiteraron sus acusaciones semanas atrás, al cabo de cuatro días de reuniones con Francisco, quien dio un viraje de 180 grados después de desacreditar inicialmente a las víctimas.

Minuto a minuto