Fundador:
Miguel R. Valladares García

miércoles 15 agosto 2018

Sandra Cauffman, la costarricense que llegó más allá de la Luna

Notimex
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Con esfuerzo y lucha todos los sueños se pueden volver realidad, aseguró la costarricense Sandra Cauffman, quien de pequeña soñaba con llegar a la Luna, pero la vida le tuvo un destino distinto al trabar en la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés).

La ahora directora adjunta de la División de Ciencias de la Tierra, en la Dirección de Misión Científica de la NASA, dijo que ella de niña sólo sabía que el hombre había llegado al satélite natural de la Tierra, y ella quería estar ahí.

“Después descubrí que no era tanto el hecho de ir a la Luna, más bien trabajar en la agencia”, precisó.

En entrevista con Notimex, Cauffman, quien trabaja desde hace 27 años en la agencia espacial estadunidense, explicó que tal vez uno no pueda conseguir lo que uno quiere, pero en el proceso de alcanzar los sueños es posible llegar más lejos de lo que se piensa.

“Es un esfuerzo de muchos años, vivía en Costa Rica, tuve una mamá que nunca vio las cosas negativamente a pesar de que no la estuviéramos pasando muy bien, fue el ejemplo más grande que tuve y si ella no se daba por vencida, yo menos”, subrayó.

La especialista en Ingeniería Eléctrica y Física, vivió en San José, Costa Rica, hasta los 21 años, decidió ir a Estados Unidos para desarrollarse como profesional ya que en su país natal no veían con buenos ojos que una mujer estudiara esa carrera.

Para llegar hasta donde está, Sandra Cauffman tuvo que estudiar y trabajar en una ferretería en Estados Unidos, al tiempo aprendió inglés sobre la marcha.

Entre clavos y maderas, Cauffman edificó su futuro, teniendo como cimientos, el esfuerzo, trabajo, dedicación y confianza en sí misma fueron parte de los ingredientes que ayudaron a la costarricense para destacar.

Sin embargo, reconoció que el camino no fue fácil, pues tuvo que sortear varias dificultades, una de ellas fue que sus compañeros de trabajo la trataban como si ella no supiera nada.

“Tuve que empezar a encontrar mi voz y decir estudié igual que estos muchachos, yo puedo yo sé y demostrar que soy tan capaz como los hombres”, sostuvo la especialista quien este miércoles dio una plática en Museo de las Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La especialista invitó a niños y jóvenes a seguir soñando, y comentó que tal vez como ella nunca pisen la Luna, pero en el proceso podrán llegar lejos.

“Sigan estudiando, si se caen se levantan y sigan, son chispas del oficio, si se cierra una puerta, busquen otra. Si uno se da por vencido, uno nunca sabe lo que pudo haber alcanzado”, afirmó..

Cauffman dijo que seguirá trabajando, pues le gusta, no obstante, adelantó que le gustaría iniciar una fundación y ayudar a los jóvenes , los que no saben por dónde empezar o cómo conseguir oportunidades para cristalizar sus sueños.

La científica se unió a la NASA en febrero de 1991 como Directora de Sistemas de Tierra para el Proyecto de Mantenimiento de Satélites, donde apoyó misiones para el Telescopio Espacial Hubble (HST) Primera Misión de Mantenimiento, Upper Atmosphere Research Satellite (UARS), y la Plataforma Exploradores/Extreme Ultraviolet Explorer (EUVE).

Minuto a minuto