Fundador:
Miguel R. Valladares García

lunes 22 octubre 2018

Peregrinos en La Meca serán vigilados con drones y cámaras

Notimex
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Arabia Saudita vigila desde este jueves a los peregrinos que visiten la Meca con motivo del Ramadan mediante drones y cientos de cámaras de vigilancia, la primera vez que recurrirá a estos equipos.

El subcomandante de los servicios de seguridad, Mohammed Al-Ahmadi, explicó que drones y cámaras son parte del operativo que incluye tanto seguridad, como aspectos de organización y asuntos humanitarios.

El Ramadán es la fiesta sagrada por excelencia para el mundo islámico, en recuerdo de la revelación de su libro guía, el Corán, al profeta Mahoma.

Para los creyentes musulmanes observar las prácticas del Ramadán, el noveno mes del calendario islámico, conforma uno de los cinco pilares del Islam, y en este año comienza este jueves.

La Meca es la ciudad más sagrada del Islam, tanto por haber sido la cuna del profeta Mahoma, como por haber sido donde ocurrió la revelación del Corán, lo que en conjunto da un lugar de preeminencia a Arabia Saudita, donde se encuentra.

Una de las prácticas más conocidas del Ramadán es el ayuno que los fieles deben de cumplir desde el amanecer hasta el anochecer, y que excluye comer, beber fumar y tener relaciones sexuales.

Están exentos de ayuno las personas de edad, los enfermos como diabéticos, las mujeres embarazadas o en periodo de menstruación, así como los menores de edad.

Para los musulmanes el ayuno limpia el alma de impurezas, y en su conjunto, el Ramadán es una práctica de autodisciplina, sacrificio y empatía con los menos favorecidos, pues subraya la generosidad.

El ayuno se rompe tras la oración que cada noche de Ramadán se debe de hacer, donde el primer alimento que puede ingerirse son dátiles.

Tras el Ramadámn siguen tres días de celebraciones públicas.

A lo largo de este mes los no creyentes islámicos deben abstenerse de comer, beber o fumar en lugares públicos, inclusive medios de trasporte públicos y privados. Si lo hacen en sitios cerrados, debe ser lejos de los creyentes.

También se espera que vistan de una manera austera, sin faldas cortas, shorts o blusas sin mangas. Quienes se encuentran en un país islámico en este mes deben de respetar que el tiempo de trabajo es menor, y se espera que las juntas de trabajo sean programadas durante la mañana.

Se espera también que los no creyentes inviten a comer a sus vecinos de menores recursos cuando rompen el ayuno o que coloquen alimentos y agua en sitios específicos.

En la Meca, los peregrinos estarán resguardados por dos mil 500 cámaras de vigilancia solo en la Gran Mesquita, un númerto superior al de guardias, que será de dos mil 400 más mil 300 vehículos patrulla, señaló la Gaceta Saudita.

Minuto a minuto