Fundador:
Miguel R. Valladares García

domingo 24 junio 2018

Tapan pozos de planta por avance de lava

Temían que el calor afectará los productos químicos que son utilizados para producir energía

AP
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

PAHOA, Hawai, EE.UU.- Los pozos de producción de una planta geotérmica en peligro por la lava del volcán Kilauea fueron tapados para evitar la filtración de gases tóxicos, dijeron las autoridades hawaianas.

La lava procedente de una nueva grieta volcánica entró, y después se detuvo, a una propiedad de 329,8 hectáreas (815 acres) donde los pozos de Puna Geothermal Venture ocupan alrededor de 16 hectáreas (40 acres).

Los residentes estaban preocupados por el peligro que podría suponer que el magma fluyese por las instalaciones de la planta, o por si el calor generado afectaba a los productos químicos empleados en el proceso para producir energía.

Diez pozos fueron “saciados” al enfriarlos con bastante agua fría para contrarrestar la presión volcánica proveniente del interior de la tierra, dijo el gobernador de Hawai, David Ige. El último pozo fue tapado con lodo, porque se había mantenido caliente pese a la infusión de agua. Unos tapones metálicos en los pozos, colocados a una profundidad de hasta 2.438 metros (8.000 pies), son medidas adicionales de seguridad.

“Todos los pozos están estables en este momento”, dijo Ige. Funcionarios del condado también están monitoreando varios gases que podrían filtrarse a la atmósfera.

Un aumento del nivel de gases podría provocar evacuaciones masivas, dijo el administrador de Defensa Civil del Condado de Hawai, Talmadge Magno. Funcionarios, sin embargo, no han hablado sobre escenarios específicos que podrían conllevar a tal emergencia.

La planta Puna Geothermal, propiedad de la empresa Ormat Technologies, cerró poco después de que el volcán Kilauea entró en erupción el pasado 3 de mayo.

La estación geotérmica aprovecha el calor y el vapor que emana de las capas internas de la tierra para girar turbinas que generan electricidad. En el proceso se emplea un gas inflamable llamado pentano, aunque las autoridades este mes retiraron 190.000 litros de este gas de la planta para reducir la posibilidad de explosiones.

Minuto a minuto