Fundador:
Miguel R. Valladares García

miércoles 26 septiembre 2018

Aparece el Papa de sorpresa en escuela de la periferia romana

Notimex
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Las últimas horas de clases de este viernes para un centenar de estudiantes romanos de la escuela Elisa Scala se vieron sacudidas por la aparición a sorpresa del Papa Francisco, quien visitó la institución con apenas un puñado de acompañantes.

Poco antes de las 16:00 horas local (15:00 GMT), el pontífice llegó hasta la sede central del Instituto Comprensivo Elisa Scala, una escuela estatal en la periferia sureste de la capital italiana, muy cerca de la populosa zona de la Borghesiana.

Lo acompañaba Rino Fisichella, presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización del Vaticano, y una escolta mínima. En el ingreso de la institución, ubicado en Via Nicoreta, fue recibido por la directora Claudia Gentili.

Una vez adentro, saludó libremente a un centenar de muchachos y muchachas que se encontraban ahí para desarrollar las actividades vespertinas.

La directora pudo contar al Papa Francisco la historia del instituto que, desde el octubre de 2015, está vinculada a la familia Scala cuya hija, la pequeña Elisa y que asistía ahí al sexto de primaria, falleció trágicamente por una leucemia fulminante a la edad de 11 años.

El líder católico recorrió algunas aulas, dirigió unas palabras a todos los estudiantes, bromeó con algunos de ellos y se tomó algunas fotografías espontáneas. Después de la visita, regreso de nuevo al Vaticano.

La escuela nació en los años 50 del siglo pasado, como consecuencia del aumento demográfico de la zona, y a partir de los años 60 se amplió con otros cuatro edificios. Fue intitulada a la pequeña Elisa apenas unos meses atrás, luego de recibir el visto bueno del Municipio de Roma.

Según informó la sala de prensa del Vaticano, Elisa era una “niña muy vivaz y determinada”, y hablaba a menudo con el papá y la mamá sobre su pasión por los libros y las bibliotecas.

Cuando murió, fue un deseo natural de los padres proponer a la escuela un proyecto para realizar su sueño: una sala para los libros que pudiese ser usada por todos los jóvenes.

Pocos meses después, en diciembre de 2015, nació la Biblioteca de Elisa, un espacio para llenar de libros. Sucesivamente se lanzó la iniciativa “Dona un libro para Elisa”.

Los textos recogidos fueron miles, en diversos idiomas, y todos dedicados a Elisa. Hoy son más de 20 mil, enviados de todas las regiones de Italia, de Europa e, incluso, de Australia.

Minuto a minuto