Fundador:
Miguel R. Valladares García

jueves 16 agosto 2018

Jóvenes votantes, lejanos de candidatos

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Foto: Especial

Alondra, de 19 años, es originaria de Coahuila, estado norteño de México, Luis y Massiel, de la misma edad, viven en la capital del país. Los tres tienen apenas año y medio con su credencial de elector y el 1 de julio será la primera vez que voten en unas elecciones presidenciales. Sufragar los emociona, es su forma de hacerse presentes en el futuro del país, pero sienten que los candidatos van con su propia agenda y no los están incluyendo. “No hay empatía con la juventud”, asegura Massiel.

Ese día [el 1 de julio] podrán salir a votar 14 millones de jóvenes, de entre 18 y 24 años en México. Este sector se ha convertido en uno de los más codiciados por los aspirantes a la Presidencia, de acuerdo con especialistas. Pero dentro de este grupo, hay un segmento al que no se le está prestando tanta atención y podría ayudar a cualquier candidato en la elección: son los primeros votantes.

Aunque estos electores de 18 y 19 años representan apenas 4% de toda la Lista Nominal de Electores (LNE), una de sus características más valiosas es que es el sector de los jóvenes que registra un mayor nivel de participación cuando se trata de sus primeras elecciones presidenciales. Tan sólo en 2012, 60% de estos primeros votantes sí salieron a las urnas, de acuerdo con un estudio sobre las elecciones federales publicado por el entonces Instituto Federal Electoral (IFE). Esto los convierte, actualmente, en 3.8 millones de sufragios que podrían marcar la diferencia en 2018.

Sin embargo, obtener este voto también es uno de los retos más difíciles. Primero, porque no todas las juventudes son iguales, y segundo, porque son votantes más emocionales por la etapa que viven, sus decisiones por lo general están influenciadas por diversos factores externos, como las redes sociales. Además, muchos aún no tienen tan claras sus preferencias electorales, explican los especialistas. A esto se le tiene que sumar que “algunos son muy críticos con el sistema político tradicional, por lo que en su mayoría son votantes antisistema que perciben que el país no va en el rumbo correcto”, asegura Sergio Bárcena, experto en marketing político.

El norte y centro del país concentran 50% de estos jóvenes que votarán por primera vez. El Estado y la Ciudad de México, Jalisco, Veracruz, Puebla, Guanajuato, Nuevo León y Coahuila juntan a 2 millones de mexicanos de 18 y 19 años. Sólo en el Edomex hay 533 mil 859 jóvenes en este rango de edad, lo que representa 4.5% del padrón electoral. En lugares del norte como en Coahuila, aunque sólo son 109 mil 401 posibles votos, el porcentaje crece 5% sobre el total de los votantes de ese estado.

Del otro lado están estados como Campeche, Colima y Baja California, en los que este rango de jóvenes no supera los 30 mil. Aunque este no es el grueso de los electores, son un sector que puede ayudar a definir estos comicios y marcar el rumbo en las siguientes.

“Es la generación que en seis y 12 años se volverá a activar, se van a sumar a la masa de votantes, por eso es importante que estén informados e integrarlos a la participación electoral”, explica Bárcena.

El hecho de que este sufragio esté repartido en el país, impone un reto para poder entender la diversidad de esta población, tanto en intereses como en zonas geográficas.

“El universo de publicaciones de los candidatos en redes, por ejemplo, sí incluye a los jóvenes, pero no a todos. No todos tienen acceso a Facebook o Twitter, y los que sí, no ven los contenidos del INE”, dice Gloria Alcocer, directora ejecutiva de Fuerza Ciudadana A.C.

Los principales problemas

Alondra es parte del grupo de los indecisos a nivel nacional. Aunque está segura de que el 1 de julio saldrá a votar, el resultado final lo desconoce: “No sé bien para quién será mi voto. No termina de convencerme ninguno. Quizás lo decida acercándose la fecha”. Para esta estudiante, al igual que para muchos primeros votantes, ningún candidato tiene algo nuevo. “Necesitan campañas diferentes, porque los partidos y los problemas son los mismos de siempre”, expresa.

Hay dos temas que inquietan a esta generación: la inseguridad y las oportunidades de trabajo. Con tan sólo un año en la universidad, Alondra asegura que le gustaría que los candidatos ofrezcan algo específico a los jóvenes en cuestión laboral, pues las oportunidades de conseguir un empleo cada vez son menos y la necesidad de empezar a trabajar es alta.

La seguridad es también algo que los preocupa. Aunque no conocen las estadísticas exactas, casos como el de los estudiantes de cine asesinados en Jalisco y la desaparición de miles de jóvenes en la última década es algo que los hace sentirse en peligro constante.

Lo que se dice en las redes

Esta elección presidencial es la primera que se está librando al mismo tiempo en diferentes plataformas: Facebook, Twitter, Instagram, Youtube y medios de información. Alondra, alumna de Coahuila, reconoce que ella como la mayoría de su generación se “informan” a través de las redes sociales, aunque admitió que no es el medio más fiable.

Para Luis, de 19 años, internet tiene dos caras: “Puede ser muy efectivo para investigar más sobre los candidatos y sus propuestas, siempre y cuando lo hagas en páginas específicas (…), pero si te dejas llevar por todo lo que te llega o ves en Facebook o Twitter puedes terminar bastante desinformado”. Massiel tiene mayor desconfianza de lo que sale en redes: “Están aprovechando muchos recursos para confundir a la gente”, por lo que prefiere informarse por los noticieros de televisión.

Dos de estos jóvenes viven en una ciudad con 278 mil 116 votantes que igual que ellos saldrán por primera vez el próximo 1 de julio. En la Ciudad de México reside 7% de estos nuevos votantes. Alondra, a más de mil kilómetros de distancia, será una de los más de 109 mil 401 jóvenes que estrenarán su credencial de elector ese día; no obstante, los tres sienten incertidumbre por su decisión.

“Los candidatos no han encontrado la forma de atraer a los jóvenes a la política. Los tienen en un olvido involuntario. No se han dado cuenta de que estos nuevos votantes tiene demandas particulares”, comenta Sergio Bárcena. Mientras que para Alcocer, el principal error de los políticos es que no han entendido que los jóvenes de 18 y 19 años son diversos y votan por causas, no por aspirantes.

Minuto a minuto