Fundador:
Miguel R. Valladares García

domingo 16 diciembre 2018

La decimotercera es recibida con júbilo en la Plaza de Cibeles

“Gracias… y hasta el próximo año”, dice Cristiano

EFE
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Foto: EFE

Miles de personas inundaron de blanco la Plaza de Cibeles para celebrar junto a los jugadores del Real Madrid la decimotercera Copa de Europa conquistada por el equipo, esta vez en Kiev ante el Liverpool (3-1).

La plantilla llegó cerca de las 20:20 hora local (18:20 GMT) en un autobús descapotable tras la tradicional visita al Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid.

En torno la estatua de Cibeles les esperaba una plataforma para que pudieran realizar sobre la misma una vuelta de honor, algo que hicieron jaleados por la multitud de aficionados que en ocasiones cantaban por iniciativa de Sergio Ramos.

Algunos de ellos ya habían estado allí la noche anterior, cuando tras el pitido final del partido la zona se llenó de aficionados que acudieron a participar de la alegría colectiva en el lugar tradicional de celebración de los éxitos del Real Madrid.

Ese breve trayecto de los futbolistas fue el paso previo al contacto con la ‘diosa’. Una vez más, ese privilegio correspondió a los capitanes Sergio Ramos y Marcelo Vieira, bajo la atenta mirada del resto de sus compañeros.

Ellos fueron los encargados de acercarse y ponerle una bufanda y una bandera con el escudo del equipo. Además, situaron a su lado el trofeo que les acredita como campeones continentales por decimotercera vez y tercera consecutiva. Ramos, con un beso a estatua, puso la guinda a la ceremonia.

Antes de abandonar la Plaza de Cibeles, Cristiano lanzó un mensaje a sus aficionados. Menos de 24 horas después de sus declaraciones tras ganar la final, en las que insinuó su salida del club, el jugador portugués emplazó a todos a verse en la fuente dentro de un tiempo. “Gracias… y hasta el año que viene”, dijo.

Acto seguido, los protagonistas retornaron de nuevo al vehículo con el que han circulado por las calles madrileñas para dirigirse al estadio Santiago Bernabéu, donde está previsto el fin de fiesta del Real Madrid.

“Gracias… y hasta el próximo año”, dice Cristiano

Cristiano Ronaldo, delantero del Real Madrid, besó el escudo del conjunto blanco que portaba en la camiseta con la que saltó al césped del estadio Santiago Bernabéu durante las celebraciones por la consecución de la decimotercera Liga de Campeones.

El jugador portugués, que 24 horas antes insinuó en unas declaraciones tras la final ante el Liverpool que podría dejar el club este verano, tuvo el segundo gesto del día que podría indicar un cambio de rumbo en su actitud.

Primero, en la Plaza de Cibeles, se despidió de los miles de aficionados presentes con un “Gracias… y hasta el próximo año”. Y, después, ya en el Bernabéu, se besó el escudo cuando saltó al terreno después de que el presentador Miki Nadal anunciara su nombre.

Cristiano apareció con la bandera de Portugal envuelta en el cuello. Seguidamente, fue levantando los dedos de una mano, de uno en uno y hasta cinco, en señal de las Ligas de Campeones que ha ganado. Finalmente, se besó el escudo del Real Madrid y se dirigió hasta el centro del campo, donde se reunió con el resto de compañeros.

El público empezó a corear su nombre y sus compañeros, sobre todo Luka Modric, con mucha fuerza, siguieron al público con un “Cristiano, Cristiano” que sonó en todo el estadio Santiago Bernabéu.

Minuto a minuto

Toda la sección