Fundador:
Miguel R. Valladares García

miércoles 12 diciembre 2018

El Arte de la Paternidad

Alex Karuna / Pulso
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El arte de la paternidad inicia con reconocer que podemos estar presentes en nuestra vida y en la de nuestros hijos con apertura, compasión y amor incondicional, renunciando así a la necesidad de querer controlar. Conviene recordar que la impermanencia es una característica de esta realidad así que la convivencia física con nuestros hijos no es eterna. Por ello es de vital importancia que nos enseñemos y les enseñemos el arte de la autodependencia para que haya una interdependencia saludable. Es darles la oportunidad de descubrir quiénes son y proveer las herramientas mentales y emocionales para desarrollar su resiliencia. Si logramos esto, habremos cumplido nuestra misión como padres, pues jamás tendrán necesidad de que les estemos resolviendo sus conflictos. Ellos serán capaces de enfrentarlos, resolverlos o aceptarlos como son y quedarse en paz.

Y este logro no se da de forma mágica por escoger ‘la mejor escuela’, el ‘mejor psiquiatra’, la ‘mejor medicina’, o la ‘mejor técnica’ que vimos en internet para educar a nuestros hijos. En realidad, esto sólo redunda en una sola práctica: la paternidad desde el Ser (la Presencia con Amor) sólo puede darse a la par del nuestro: reconocer nosotros mismos la plenitud que hay en cada uno de nosotros. Esto implica dejar de ser administradores y dueños de nuestros hijos (estilo egoico) para ser un guía compasivo, presente y atento que respeta el domino del niño, permitiéndole sentir pero restringiéndole dañarse o dañar a otros. (estilo transegoico)

La paternidad desde el Ser no es una técnica sino una invitación a estar presentes en la vida de nuestros hijos que redundará, irremediablemente, en un disfrute de cada instante en compañía de esos seres maravillosos que durante un tiempo tenemos la bendición de llamarles hijos e hijas.

Hagamos de este camino de paternidad un verdadero sendero espiritual en donde despertamos a nuestras perfecciones mentales a través de ejercitar la compasión y la sabiduría para beneficio de uno mismo y de nuestros hijos.

Minuto a minuto