Fundador:
Miguel R. Valladares García

martes 19 junio 2018

Empresa en Nuevo León crea popotes con hueso de aguacate

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Foto: Archivo

La semilla del aguacate llegó para transformar el medio ambiente, pues de ella nace la resina de la que la empresa BIOFASE crea plástico “ecofrendly”. Con ese invento la compañía asentada en Monterrey, Nuevo León, elabora cubiertos biodegradables y desde febrero incursionó en el mercado de los popotes biodegradables.

A partir de materiales plásticos biobasados, BIOFASE elabora popotes bajo condiciones el estándar internacional ASTM D6400 que se degradan en 240 días.

En entrevista, Scott Munguía, director General de la empresa y creador de la resina, explica a EL UNIVERSAL cómo ha evolucionado su invento: “La empresa surgió en 2012 con un descubrimiento. Me encontraba en la universidad y encontré que la semilla del aguacate hay un biopolímero que se puede transformar en termoplástico biodegradable, en un plástico que se puede biodegradar”.

Cuenta que el primer paso fue hacer la tecnología en el laboratorio, después el escalamiento industrial y la tercera etapa fue la aceptación en el mercado: “Perdimos mucho dinero al principio, trabajamos para encontrar precios y establecer nuestra cadena de proveedores”, expresó.

También dice que mucha gente piensa que la resina lo sacan del aguacate, pero no es así, si no de la semilla: “la semilla del aguacate es un deshecho agroindustrial, el aguacate es un producto emblemático de nuestro país y hay empresas que generan desperdicios gigantescos de semillas de aguacate” explica.

Aunque la empresa está en Monterrey, en 2014 la planta se estableció en Morelia, Michoacán, desde donde comenzaron vendiendo exclusivamente las resinas, permitiendo a los clientes fabricar todo tipo de productos, como: bolsas, botellas o empaques y actualmente exportan constantemente a Costa Rica, EUA, Colombia, Guatemala y tienen distribuidores en toda la zona norte.

“En dos o tres meses sacaremos una línea de vasos, platos y contenedores de alimento, lo que queremos es que todo sea fabricado por BIOFASE, desde la semilla hasta la distribución final” dice.

Munguía explicó que si esa analogía se hace en petróleo sería como si ellos hicieran la extracción del crudo, la refinación del crudo, la transformación del etileno, la distribución de la resina y la distribución del producto final hacia el cliente son 60 o 70 empresas involucradas en todo el esquema con el petróleo.

“Con BIOFASE, se trata de hacer todo en un sólo lugar y eso permite encontrar una justicia de precios como objetivo fundamental”. El objetivo de la empresa es dar el precio justo, no barato. Actualmente exportan cubiertos y popotes dentro y fuera del país.

Para conseguir los popotes biodegradables, los interesados pueden consultar la tienda online de BIOFASE en su página web y por 504 pesos obtendrán 15 cajas de 150 popotes que les son entregadas a domicilio, por lo que el precio de cada uno es de aproximadamente de 22 centavos, comparado con los 10 centavos que valen los tradicionales. A este precio el cliente sólo paga 12 centavos más por un popote que regresará a la tierra en 240 días.

Minuto a minuto

Toda la sección