Fundador:
Miguel R. Valladares García

martes 18 septiembre 2018

Familiares de los 43 reprueban confusión por detenido

AP
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

La información presentada por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) sobre la presunta equivocación en la detención de Erick “N” al confundirlo con “La Rana” o “El Güereque” es un nuevo y preocupante agravio contra el derecho a la verdad, y es una prueba de que la investigación sobre la desaparición de los 43 normalistas se ha realizado con ineficacia, dijeron familiares y las organizaciones que los acompañan.

La CNDH emitió un comunicado en el que señaló que la identidad de Erick “N” no coincide con “La Rana” o “El Güereque”, presunto partícipe en la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa, e incluso dijo tener información del lugar donde se encuentra Édgar, con quien presuntamente fue confundido el detenido.

Las familias de los 43 estudiantes y las organizaciones que les acompañan manifestaron que “la información publicada por la CNDH refiere un nuevo y preocupante agravio contra las víctimas. Que se haya presentado a una persona como uno de los responsables sin haber corroborado su identidad, a sabiendas de que existía un equívoco, viola el derecho a la verdad de las familias y de la sociedad en su conjunto”.

Indicaron que aunque actualmente la investigación es responsabilidad de la Subprocuraduría de Derechos Humanos Prevención del Delito y Servicios a la Comunidad (SDHPDSC) de la Procuraduría General de la República (PGR), la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) continúa participando de manera activa en la investigación del caso Ayotzinapa, a pesar de las múltiples irregularidades que han sido documentadas por la CNDH, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH).

De acuerdo con lo presentado por la CNDH, el propio detenido presentó a agentes de la SEIDO elementos que acreditaban que su detención era equivocada, pero advierte que ésta no fue formalizada. Por el contrario, se informó a la sociedad que Erick “N” “tuvo una intervención decisiva en los hechos en contra de los estudiantes”.

Por esa razón, solicitaron que se investiguen las irregularidades denunciadas por la CNDH y que se sancione a las autoridades responsables. Resaltaron que “ésta no es la primera ocasión en la que queda comprobada la ausencia de buena fe en las acciones del Ministerio Público en el caso” de la desaparición de los 43 normalistas.

Para ellos, la información de la CNDH es una prueba más de que asiste la razón al Primer Tribunal Colegiado del Décimo Noveno Circuito, en la sentencia que dictó hace unos días, respecto de que en la investigación del caso “se ha suscitado retraso, ineficacia y falta de imparcialidad en las indagaciones respectivas”.

Los familiares de los normalistas y las organizaciones calificaron de “indignante que a estas alturas, pese a que subsiste la atención de la opinión pública sobre el caso e incluso un monitoreo estrecho por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la PGR intente sorprender a las víctimas y a la sociedad”, y por ello reiteraron su exigencia de que se acate la sentencia en la que se ordenó la creación de la Comisión de Investigación para la Verdad y la Justicia.

Minuto a minuto

Toda la sección