Fundador:
Miguel R. Valladares García

miércoles 18 julio 2018

Ignoran autoridades quejas contra corrales

Rosa María Morales / Pulso
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Matehuala.- Vecinos de las colonias Mitras y La Concepción, ya no soportan tres corrales de animales. La queja ha llegado a la Jurisdicción Sanitaria II sin tener respuesta. Tampoco la Sindicatura Municipal ha respondido los llamado de los afectados.

Los quejosos indicaron que en las calles de Río Colorado, Rioverde y Río Santa María, de la colonia Mitras, así como en la privada Río Colorado, y en la calle de San Miguel, existen corrales de animales mismos que con antelación ya fueron denunciados ante la Jurisdicción Sanitaria, sin tener alguna respuesta de su parte.

Esto desde luego que se ha convertido en un foco de infección para las más de 100 familias que habitan en esa zona y quienes tienen que soportar los fétidos olores y moscas.

Por si fuera poco, los desechos de los corrales también causan graves daños al drenaje al que tienen conectados los corrales.

Comentaron que aparte de hacer llegar la queja a la Jurisdicción Sanitaria II, también han reportado el problema a la Sindicatura Municipal para que actúe y obliguen a los propietarios de los corrales a reubicarlos, pero lamentablemente no han hecho caso ya que es sabido que una de las dueñas de los corrales trabaja en el Municipio y se llama Leticia Martínez.

El colmo es que la empleada municipal solicitó al departamento de Ecología, llevar la pastura que cortan de los jardines a los corrales.

Al mismo tiempo dijeron que los malos olores y suciedad que despiden dichos corrales, han generado enfermedades en las vías respiratorias de los menores, dos de los cuales, incluso están en tratamiento médico con especialistas porque los desechos del ganado les generan alergias.

Por las noches los olores se esparcen hasta 500 metros a la redonda, especialmente cuando llueve además de que durante el día se acumula una gran cantidad de moscas que invaden las viviendas contiguas, siendo imposible tener abiertas las puertas y ventanas.

Minuto a minuto