Fundador:
Miguel R. Valladares García

miércoles 14 noviembre 2018

Guerra de aranceles causa perjuicios a productores en EEUU

AP
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

WASHINGTON (AP) — Un constructor de botes en Florida ha absorbido pérdidas por cuatro millones de dólares y prevé más números rojos. Un productor de carne de cerdo en Ohio está perdiendo acceso a un vital mercado extranjero y teme que los perjuicios duren años. Un distribuidor de motocicletas cerca de Colonia, Alemania, se pregunta si tiene futuro.

La disputa que Estados Unidos provocó con sus socios comerciales más cercanos ha comenzado a pasar la factura. El viernes, la Unión Europea comenzó a imponer aranceles a mercancías estadounidenses por 3 mil 400 millones de dólares _desde whiskey y motocicletas hasta cacahuates y arándanos_ en represalia por los aranceles que el presidente Donald Trump impuso a las importaciones acero y aluminio en Estados Unidos. China, la India y Turquía ya habían comenzado a castigar los productos estadounidenses en respuesta a los aranceles contra los metales.

“En este momento ya tenemos una grave sangría”, dijo Jim Heimerl, productor de carne de cerdo en Johnstown, Ohio.

Los productores de carne de cerdo como Heimerl ya resienten una caída de precios y menores ingresos desde que China impuso un arancel de 25% a la carne de cerdo estadounidense en represalia por los aranceles que Trump dispuso para el acero y el aluminio.

Si la disputa comercial no se agrava, el daño a la economía en general quizá sea moderado, declaró Mark Zandi, director economista en la firma Moody’s Analytics. Sin embargo, nadie puede afirmar que los perjuicios económicos terminarán pronto.

A partir del 6 de julio, Estados Unidos tiene previsto aplicar aranceles a 34 mil millones de dólares en productos chinos para castigar a Beijing por obligar a compañías estadounidenses a ceder tecnología a cambio de acceso al mercado de China y otros intentos hostiles de mermar el dominio tecnológico estadounidense.

Beijing prometió tomar represalias. Y Trump ha advertido que responderá de nuevo con aranceles sobre 450 mil millones de dólares de importaciones procedentes de China, casi el 90% del total.

La aplicación de aranceles quizá eleve precios a los consumidores, infle costos a las compañías que dependen de partes importadas, ponga nerviosos a los mercados y paralice inversiones mientras los ejecutivos ven si Estados Unidos puede alcanzar una tregua con sus socios comerciales.

La economía de Estados Unidos está en peligro de entrar en fase de recesión con una guerra comercial total, advirtieron economistas del Bank of America Merrill Lynch.

Heimerl, presidente del Consejo Nacional de Productores de Cerdo, subrayó que los productores dependen del creciente mercado de China. Los futuros de la carne de cerdo se desplomaron desde el inicio de las tensiones con Beijing en marzo. La situación implica una pérdida anual para los productores de cerdo de 2.200 millones de dólares, según el economista Dermot Hayes, de la Universidad del Estado de Iowa.

China es “un mercado importante para nosotros”, dijo Heimerl. “Ellos se llevan muchos productos que Estados Unidos no consume: corazones, pulmones, intestinos, estómagos y cabezas, algunos de los productos que no comemos aquí”.

Recordó que los productores agrícolas estadounidenses tardaron años para recuperarse después de que el presidente Jimmy Carter impuso un embargo de granos a la Unión Soviética en 1980 y canceló un mercado crucial.

En la próxima tanda de aranceles, China prepara castigos a la soya estadounidense, un producto de exportación económicamente vital para los agricultores del centro norte de Estados Unidos que han brindado su apoyo político a Trump.

Minuto a minuto