Fundador:
Miguel R. Valladares García

lunes 24 septiembre 2018

“Aquí, frente a la Plaza de la Revolución, declaro la guerra al reggaetón”, dice Miguel Mateos

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Foto: Archivo

Aleks Syntek tiene un aliado en la cruzada. Este sábado por la noche, el argentino Miguel Mateos ofreció un concierto en el Frontón México y ante el público declaró una guerra abierta contra el reggaetón. “Aquí, en México, frente a la Plaza de la Revolución, le declaro la guerra al reggaetón”, dijo Mateos ante el aplauso modesto de los presentes.

Con la gira que lo trae de vuelta a México a propósito de los 30 años de la edición de su disco Solos en América, Mateos se lanzó contra el reggaetón, música con letras, dijo, “misóginas”, que “atentan contra la mujer”.

“¿Qué carajos pasa, loco?” se preguntaba Mateos al hablar de esos ritmos de moda, tal vez sin poder comprender el arrastre y empuje que tiene entre nuevas generaciones. Un par de días antes, en conferencia de prensa, esta leyenda del Rock en tu idioma ironizaba con que el rock está perdiendo ante el regguetón por goleada: “Terminó el primer tiempo y hay que hacer algunos cambios para dar pelea”, dijo

Durante la noche de este sábado, el cantante reiteró su postura y se dijo frontalmente contra canciones como “Despacito”. Fue precisamente noche de clásicos, de rock en tu idioma. “Llámame si me necesitas”, “Bailo con mi sombra en la pared” y “Atado a un sentimiento” fueron de lo más coreado.

El recital inició pasadas las nueve de la noche y sin abridor. Otras canciones como “Libre vivir” y “Es tan fácil romper un corazón” fueron marcando el tono nostálgico de la noche. Quien fue a escuchar los éxitos que hicieron famoso a Miguel Mateos en la década de los ochentas no salió decepcionado. “Solos en América” y “Tira para arriba” elevaron los ánimos. La banda del argentino se escuchaba más dispuesta a las guitarras limpias y a las tonadas conocidas que a la improvisación o los arreglos novedosos.

Al cantar “Lola”, el intérprete explicó que la canción habla de una chica de 15 años que es abusada por su padre y que escapa, en Ciudad Juárez. Hizo una defensa de nuevo de la mujer y lanzó que no importa si se es un obispo, cura o lo que sea, el abuso sexual no tiene perdón. La apoteosis llegó con “Cuando seas grande”, “Y sin pensar”, para finalmente cerrar con “Obsesión”, ejecutada sin contratiempos por Mateos, un rockero aferrado y nostálgico. El Frontón México, recinto recién remodelado, se confirma como una plaza céntrica capaz de ofrecer conciertos y nada que pedir a recintos tradicionales de la Ciudad de México, como el Metropólitan.

Minuto a minuto

Toda la sección