Fundador:
Miguel R. Valladares García

miércoles 18 julio 2018

Nueva generación de insulina asemeja función del páncreas

Notimex
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Una nueva generación de insulina glargina de 300 unidades (U300) actúa de manera inteligente liberando, a lo largo del día, esta sustancia para controlar los niveles de azúcar en personas con diabetes mellitus tipo 2.

Este biológico simula la función del páncreas, sin llegar a la precisión de este órgano, para que la acción de la insulina sea gradual y no entre de golpe en el torrente sanguíneo, dando paso a un mejor control de los niveles de glucosa (azúcar) en la sangre las 24 horas, que es la función básica de la insulina en nuestro cuerpo.

Al presentar los resultados del estudio BRIGHT realizado en 200 mil pacientes mayores del 60 años en 60 países, Ricardo Perfetti, vicepresidente de Asuntos Médicos Globales en Diabetes, de Sanofi, dijo que se trata de un análisis sin precedente porque comparó dos insulinas de la misma generación.

La glargina U300, de nombre comercial Toujeo, demostró reducir 40 por ciento el riesgo de eventos de hipoglucemia en los pacientes, sobre todo en las primeras 12 semanas de iniciar con esta terapia de reemplazo, lo cual lleva a un mejor apego al tratamiento.

En la 78a edición de las Sesiones Científicas de la Asociación Americana para la Diabetes (ADA), destacó que en las primeras 12 semanas se redujo tanto el número de pacientes que experimentaron bajo nivel de azúcar en sangre (hipoglucemia), como el número de eventos, este último disminuyó 25 por ciento.

Esto se logró modificando tres aminoácidos en dicha hormona sintética, permitiendo que al ingresar al torrente sanguíneo se formen anillos (pequeños depósitos) para su liberación gradual o prolongada.

De esa forma, se reduce el riesgo de una baja repentina en los niveles de azúcar del paciente (hipoglucemia), ofreciendo mayor seguridad y confianza, destacó en entrevista, María Elena Sañudo, gerente Médico de Diabetes en Sanofi-México.

Mencionó que algunas personas con diabetes pueden tener en promedio siete eventos de baja de azúcar al año, situación que pone en riesgo su vida cada vez que sucede, pues se producen arritmias y fallas cardiacas cuando el episodio es severo.

La persona con hipoglucemia experimenta sudor frío, temblor y palpitaciones, por lo que es necesario subir de inmediato los niveles de glucosa, para evitar daño severo e incluso la muerte. Los bajos niveles de azúcar en la sangre están asociados a daño cerebral, demencia, Alzheimer y falla cardiaca

Este tratamiento se aplica una vez al día, vía subcutánea en brazos, abdomen o piernas, como los otros que existen en el mercado. La dosis puede aumentar de acuerdo a las necesidades del paciente.

En forma natural en el organismo humano, la insulina es la llave que abre el paso de la glucosa para que las células tomen la necesaria y pueda desechar el exceso, pero cuando su producción falla hay un exceso de combustible (azúcar) en el cuerpo, generando daños en los riñones, visión, cicatrización de heridas y corazón.

Disminuir el riesgo de picos en los niveles de azúcar hacia arriba o a la baja es muy importante, porque eso salva vidas, afirmó María Elena Sañudo, a la vez que explicó que un buen control de la glucosa disminuye el riesgo de acumulación de la grasa en el cuerpo.

Minuto a minuto