Fundador:
Miguel R. Valladares García

domingo 16 diciembre 2018

Tradición, leyenda y gastronomía en un hostal de la sierra poblana

Notimex
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Puebla.- A sólo unas horas de la Ciudad de México se encuentra el Hostal Hacienda Apulco, enclavado en Cuetzalan, Puebla, que se ha convertido en una verdadera zona de remanso para los amantes de la naturaleza y quienes gustan de la historia y sus leyendas.

Desde hace más de dos décadas este lugar ha atraído las miradas de miles de paseantes que maravillados disfrutan de las 130 hectáreas verdes que la componen y donde lo mismo se puede disfrutar de la cascada “La Gloria”, que del mirador con su imponente vista, o del “Sendero del Amor”.

Dicho sendero es uno de los espacios consentidos de las parejas que se alojan en este sitio, por encontrarse en un rincón apartado, donde se puede apreciar la cascada y por supuesto tener mucha privacidad, ya que los mismos árboles y la vegetación lo ocultan.“Esta hacienda desde su reapertura en 1998 se ha dado a la tarea de hacer que los visitantes vivan toda una experiencia a través del contacto con la naturaleza, de ahí que este concepto de alojamiento esté estructurado por cabañas, que cuentan con todo lo necesario”, aseguró Rosalía Mendoza, administradora del lugar.

De ahí que a través de nueve diferentes conceptos de cabañas se invita a los paseantes a olvidarse de las grandes urbes para ponerse en contacto con la naturaleza y descubrir los sonidos y los colores del lugar, donde también pueden realizar otras actividades recreativas.

Sumado a esta belleza natural, el hostal hacienda cuenta con su propio encanto arquitectónico, al estar edificado en el valle de Apulco, donde se asentaron las culturas totonaca, nahua y otomí, que rápidamente poblaron la región. Sin embargo, fue una serie de guerras las que terminaron con el Centro Ceremonial de Yohualichan (Casa del Misterio de la Noche), provocando su desaparición en 1475.

En el siglo XVIII fue cuando se construyó el casco que actualmente alberga todos los servicios del hostal, el cual es visitado aproximadamente por 600 personas al mes.

Cuenta con una excelente gastronomía, en la que la especialidad son los tayoyos, que es como una gordita de maíz rellena de chícharos secos, papa y frijol.

Tayoyo proviene del vocablo náhuatl “taol”, que significa maíz, y “yotl”, que quiere decir corazón de maíz. Este platillo es considerado una exquisitez por los visitantes que desean degustar algo típico de la región.

La trucha arcoiris es otra de las especialidades del lugar, donde uno mismo puede pescarla y llevarla para que sea guisada al gusto, lo que es muy agradable para los comensales.

Esto se suma a la romántica leyenda de la orquídea endémica conocida como “Flor que llora a la orilla del abismo” y cuya historia es la de un guerrero que en un acto de valor se arroja al vacío, mientras que su doncella, con quien se casaría, lo observa.

Ante este hecho, la mujer sorprendida se arrodilla y con una mantilla se tapa la cabeza, convirtiéndose en esta flor que se da en el río Apulco. Esta leyenda es de las más conocidas en la región, aseguró Jose Andrés Garcia, guía del lugar.

 

Minuto a minuto