Fundador:
Miguel R. Valladares García

jueves 19 julio 2018

La ley y el orden motorizados (FOTOGALERÍA)

Hay marcas que han construido una tradición en líneas de vehículos policiales, pero también las agencias de todo el mundo optan por adaptaciones de modelos para sus patrullajes

Agencias
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Perseguir delincuentes y mantener el orden requiere de vehículos que no desmerezcan ante las posibilidades de los criminales e infractores de la ley de todos los niveles. Los tiempos de las patrullitas Tsuru en México hace mucho tiempo quedaron atrás.

La vigilancia en carreteras, autopistas y ciudades de todo el mundo se ejerce en los vehículos que mejor quedan a sus objetivos y presupuestos. Y las policías también tienen favoritos no solo por funcionalidad y requerimientos especiales, también por esa estética que impone respeto.

Ford y Dodge ponen el estándar global

Dodge Charger Pursuit es el sedán policial más vendido de Estados Unidos. Es una división que ha alcanzado una especialización que ha vuelto icónicos y aspiracionales sus vehículos para muchas las policías motorizadas del mundo. Para 2019 el estándar va más alto.

Charger Pursuit viene con el Paquete de Protección para Oficiales de FCA, que incluye el Grupo de Seguridad de Flotas. Este paquete está diseñado para proporcionar a los oficiales visión trasera y mayor seguridad cuando están estacionados y trabajando dentro de su vehículo. Cuando se activa, la cámara y los sensores que miran hacia atrás detectan movimiento detrás del vehículo, lo que les da a los oficiales un conjunto extra de ojos en la parte posterior de la cabeza.

Los modelos de tracción total V-8 y V-8 (AWD) entregan 370 caballos de fuerza. Usa llantas de rendimiento de 18 pulgadas.

Los paneles de puerta balísticos para puertas de conductor y pasajero (Protección: NIJ Level III +) son solo uno de los muchos artículos de equipo Mopar upfit instalados de fábrica. La versión V-6 de 3.6 litros da 292 caballos de fuerza.

Ford no se queda atrás en la gama de vehículos policiales con la Interceptor, que integró la barra de luz característica de las patrullas en la parte superior del parabrisas, va instalada de fábrica y brinda una apariencia sigilosa a los vehículos patrulleros.

Los vehículos adaptados generalmente usan barras de luz de mercado secundario que son algo voluminosas y pueden obstruir el campo de visión.

Ford ofrece además y Interptor híbrido Ford con menores costos operativos, un mejor rendimiento de persecución y un sistema estándar de tracción total. Sus baterías híbridas se colocan dentro del vehículo para que no comprometan el espacio de pasajeros o de carga. Lleva cámara trasera a pedido disponible que permite a los oficiales ver lo que sucede detrás del vehículo.

Hay también una alerta de perímetro policial mediante el uso del sistema de información de punto ciego del vehículo que puede monitorear aproximadamente 270 grados de movimiento fuera del vehículo y determinar potenciales amenazas.

En modalidad de renta

En Alemania la mayoría de sus vehículos de emergencia se componen de autos de fabricas nacionales arrendados, gran ejemplo de ello, es que hagan uso constante de modelos de BMW, el Serie 3 Touring Y X3 son comunes en las calles germanas. Sin embargo, también vehículos como el Volskwagen Passat Variant, BMW X2, Mercedes-Benz Clase E, Volkswagen Crafter, Opel Astra, Audi A4, Audi A6 y un gran número más de autos.

En expos europeas de servicios de emergencia y en foros de innovaciones en seguridad, BMW ha presentado líneas de vehículos para emergencias y servicios policiales.

Este año, BMW división Motorrad propone una BMW 750 GS convertido en una motocicleta de la policía. La flota se completa con un MINI de John Cooper Works en versión policial.

Del lujo al  4 cilindros

Con tanto territorio por recorrer, la policía australiana sólo usaba vehículos de ocho cilindros…. Hasta que apareció el Kia Stinger V6 biturbo de 3.3 litros que ofrece desarrollar 365 hp y es capaz de alcanzar 100 km/h en 4.9 segundos.

En Italia, las patrullas más conocidas son los Alfa Romeo Giulia QV que comenzaron a usar los Carabinieri, para escoltas u operativos de seguridad especial, y los famosos Lamborghini. En su momento usaron dos Lamborghini Gallardo, aunque ahora tienen dos Lamborghini Huracan.

No es que a la policía italiana le guste derrochar, es que los a sus ciudadanos les gustan los superdeportivos y los agentes en carretera quedan en desventaja si los persiguen en un compacto.

Un Lamborghini es perfecto para para alcanzar a quienes usen otros superdeportivos de manera irresponsable en autopista.

El mismo principio aplica en Dubai, donde el estándar de supermillonarios circula por las calles en Ferraris, Bugattis o Lamborghinis a los que un motor convencional no alcanza.

Minuto a minuto