Fundador:
Miguel R. Valladares García

martes 23 octubre 2018

Apuntes y comentarios

Antonio Loría De Regil / Pulso
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

La selección de Francia, con una delantera desequilibrante y explosiva, que marcó diferencia, se coronó campeón del mundo, al derrotar en la gran final por 4 goles a 2 al equipo de Croacia, en un partido bien jugado, cada oncena en su estilo y estrategia.

La escuadra gala realizó un gran torneo al no perder ningún partido, al aceptar solo dos goles, mostrando ser un equipo con una buena defensiva, un medio campo talentoso y un ataque explosivo y desequilibrante, bien dirigido por Deschamps, que se convierte en el tercer entrenador en la Copa del Mundo que la gana como técnico y jugador.

Los franceses se convirtieron en un digno campeón del mundo, jugando cada partido con un guión distinto, según el rival en turno, mientras que Croacia sorprendió a propios y extraños, haciendo cosas extraordinarias, en base a una férrea disciplina táctica, una firme mentalidad y determinación, y sobre todo con un muy buen futbol.

A Croacia ayer no le alcanzó el fondo fisico en la recta final del juego, cuando se hacía necesario volcarse al frente, para buscar revertir el marcador, pagando la factura que sin duda alguna les cobró los 90 minutos acumulados en los alargues de juegos de grupo y semifinales, sin embargo, dejan la grata impresión causada por su muy buen futbol y su heroico bregar por la cancha, comandados por Luka Modric, que fue de los mejores del torneo.

Bélgica, otro de los equipos que no era de los grandes favoritos, conquistó merecidamente el tercer lugar, al imponerse a Inglaterra 2 goles a 0, habiéndole otorgado todo el interés e importancia a dicho encuentro, pues un sitio como ese a nivel mundial, independientemente del premio en efectivo que está de por medio, siempre debe ser digno e importante, no cualquiera es la mejor tercera selección del mundo.

Nuevamente un equipo europeo se queda con la copa en un mundial jugado en el llamado Viejo Continente, los equipos de América Latina se fueron quedando sembrados en el camino, entre ellos la Selección Mexicana que fue eliminada sin haber logrado pasar al quinto partido, que ya se está haciendo un mito.

Al inicio del torneo, mayoritariamente los equipos llamados históricos como Alemania, Brasil, España y Argentina, figuraban entre los posibles candidatos a llegar a las últimas instancias del torneo, pero no fue así, todos ellos fueron eliminados.

Por lo que respecta a la Selección Mexicana, sería bueno que la Federación de futbol empiece a trabajar ya en el próximo proceso futbolístico, definir si Juan Carlos Osorio va a continuar, o si se cambia de timonel, pues aun cuando en lo particular me inclino por la continuidad y un proyecto a largo plazo, la verdad es que después de lo del mundial, y no porque hayan quedado eliminados, sino porque el cuadro nacional no avanzó gran cosa, lo más sano es un cambio.

Pero conociendo la forma como se manejan los propietarios de equipos y los directivos de la Femexfut y de la Liga MX, que son sus empleados, las cosas no variarán mucho, a no ser que los dueños del balón decidan por fin poner en manos de gente conocedora y profesional, un renovado proyecto que permita que la selección mayor se meta en el top ten del balompié universal.

Pues bien, ahora que ya pasaron las campañas electorales y las elecciones de nuestro país, que acabó el campeonato mundial de futbol, ahora que pronto tendremos de vuelta el torneo casero de la Liga MX en sus diferentes divisiones, solo resta volver a la cotidianidad, al trabajo, a seguir picando piedra, echándole ganas cada uno en su actividad, profesión o trabajo.

Es indudable que el futbol y en general el deporte mexicano, requiere de cambios, no solo de nombres sino de estructuras, con programas bien cimentados, elaborados por gente que conozca el deporte y en el caso específico que nos ocupa, como es el balompié, ya basta de improvisaciones, de fracasar y solo disculparse .

Minuto a minuto