Fundador:
Miguel R. Valladares García

martes 21 agosto 2018

Espera madre libertad de joven mexicano preso en China

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Yolanda Quintero Sánchez/ Foto: Tomada de El Universal

Yolanda Quintero Sánchez, mamá de Diego Fernández Quintero, el joven detenido y encarcelado en China desde el 2 de abril del año pasado por golpear en estado de ebriedad a un anciano, sólo espera que una jueza de ese país les otorgue la carta de libertad para que su hijo esté de vuelta en México.

Para que Yolanda Quintero viera esa luz al final del túnel tuvo que emprender una campaña de donación en redes sociales, rifas y boteo en las calles para juntar el millón 600 mil pesos que fijó la jueza como reparación del daño de la víctima.

A pregunta expresa, reconoce que nunca se imaginó la respuesta de la ciudadanía, pues en todo momento le mostró su buen corazón, cuando asumieron como suyo el caso de su hijo y se logró la meta.

Tras cerca de 10 semanas de campaña, la madre de Diego entregó el pasado 15 de junio la cantidad requerida para que inicie el trámite que permita la liberación de su hijo, quién lleva ya 15 meses preso en una cárcel para extranjeros de Beijing.

Quintero Sánchez señala que eran las tres de la tarde de la fecha fatal fijada por la juez, cuando entregó el documento de transferencia en las oficinas de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), con sede en Uruapan, para que se registrara el pago.

Explica que una vez en poder de la SRE el millón 600 mil pesos, la dependencia es la encargada de empezar todo el trámite a través de la embajada de México en China, sede diplomática que entregará el pago al ministerio de justicia chino.

“La juez ya está enterada; ya nada más estamos esperando que dé la fecha para la entrega del dinero y de la carta de libertad; que ella entregue el documento para la liberación de mi hijo”, expone Yolanda Quintero.

La mujer dice desconocer la fecha en la que la juez expedirá la carta de liberación de su hijo, debido a que depende de las leyes de ese país, sin embargo, se dice a la espera de una respuesta por medio del abogado.

Yolanda Quintero enfatiza que debido a la falta de recursos no podrá ir a recoger a su hijo a Beijing, por lo que tendrá que esperarlo a su llegada a México. Aún, comentan, confía en que regrese de inmediato a casa y no quiera permanecer en el extranjero.

Reitera que esta ha sido una experiencia muy fuerte, como lo sería para cualquier madre; un dolor grande ante la situación de su hijo en un país como China, tan lejos de casa y juzgado con leyes diferentes a las mexicanas.

“Pero también con un sabor muy agradable por la respuesta de la gente y de todas las personas de Uruapan, de Morelia, de CDMX, de Querétaro, de Guadalajara, de Estados Unidos y de muchos lugares que pusieron un granito de arena; me quedo con un sabor muy agradable por esa respuesta tan maravillosa”, sostuvo.

A principios de febrero de este año, Diego y su hermano Alejandro llegaron a China para dar clases de inglés. Afirman que el golpe al hombre, un guardia de seguridad de una escuela donde impartían clases, sucedió luego de que el sujeto los atacara.

Minuto a minuto