Fundador:
Miguel R. Valladares García

martes 16 octubre 2018

Denuncian desaparición desde hace dos meses en Ecatepec

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Un bolso con sus pertenencias son los últimos recuerdos que Guadalupe, madre de Arlet Samantha, desaparecida en Ecatepec hace más de dos meses, atesora y a los que se aferra en su búsqueda.

Han sido los días más duros que ha vivido Guadalupe, y los más inconsolables para los tres hijos de Arlet, quienes no paran de preguntar por ella.

Más de dos meses en los que la Fiscalía de Justicia del Estado de México no ha podido obtener pistas sobre el paradero de Arlet Samanta Olguín Hernández; tiempo en el que cada entrevista en el Ministerio Público son una agonía para su madre.

Ella desapareció el 25 de abril, cuando estaba por salir a casa de su madre, a unas cuadras de la Calle Playa Tijuana, en la Sección Playas de la Colonia Jardines de Morelos, luego de llevar a su hijo a la escuela.

Aquel miércoles, uno de sus hermanos la vio por la mañana en un puesto de tamales, sería la última vez. Al mediodía, una llamada desde el kínder sacudió a la familia: su hija no había ido por el menor.

Tras recogerlo, Guadalupe fue a la casa que su hija alquilaba, donde halló solos a sus otros dos nietos comiendo un tamal; junto a la entrada, halló el bolso de Samanta y una bolsa con ropa sucia, que lavaría en casa de su madre.

“Es muy triste ver cómo se van convirtiendo en un número, es un expediente, (las autoridades) deberían de actuar con más rapidez”, recrimina su madre.

Pese a que Guadalupe acudió el mismo día al Ministerio Público de San Cristóbal y la canalizaron con Javier Pita, el coordinador de la Célula de Búsqueda Inmediata de Personas Desaparecidas, no Localizadas, Extraviadas y Ausentes municipal, indicó que no hay resultados.

Un primer rastreo del celular de Samanta, la ubicaba en la colonia San Carlos, pero en dicha institución le dijeron que la empresa telefónica tardaba hasta dos meses en entregar la sábana de llamadas.

Una vecina que vio unas de las fichas de búsqueda, narró a Guadalupe que vio una camioneta negra tipo Lobo, con vidrios polarizados, acercarse a Samanta cuando contestaba una llamada, pero no se fijó si la subieron por la fuerza.

La carpeta fue canalizada a la Mesa 1 del MP de San Agustín, donde les ayudaron a volantear en San Carlos y recomendaron mucha paciencia; mientras tanto, los tres pequeños lloran y preguntan por su mamá.

Minuto a minuto