Fundador:
Miguel R. Valladares García

jueves 13 diciembre 2018

Guerra en CDMX por 2 mil narcotienditas

Asesinatos, por la disputa del control de ocho delegaciones

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

La pugna por el control de al menos 2 mil puntos de venta de drogas al menudeo en ocho delegaciones, a decir de la investigación que desde 2016 inició la Procuraduría General de Justicia (PGJ) capitalina, es el origen de una cruenta guerra que se fue gestando en las entrañas del barrio bravo de Tepito.

Los enfrentamientos han dejado durante los últimos ocho meses sólo en esa zona, 27 ejecutados, seis de los cuales fueron asesinados con extrema violencia, pues fueron descuartizados y sus restos arrojados en avenidas importantes de la capital, de acuerdo a la estadística delictiva de la PGJ.

Los cuerpos de las víctimas han sido hallados con mensajes intimidatorios haciendo alusión a rivalidades entre células delincuenciales. En este sentido, el cruce de información entre la Procuraduría General de la República (PGR) y la local lograron identificar a los grupos antagonistas: La Unión, de “El Betito”, y los autodenominados Fuerza Anti-Unión.

En los expedientes de la dependencia investigadora local se detalla que La Unión de Tepito, liderada por Roberto Moyado Esparza, “El Betito”, es actualmente la agrupación delictiva con más influencia en la Ciudad, responsable del surtimiento de drogas como: mariguana, cocaína, heroína, cristal y pastillas sicotrópicas en antros, cantinas, restaurantes y bares.

Tiene presencia en las delegaciones Cuauhtémoc, Venustiano Carranza, Iztacalco, Benito Juárez, Miguel Hidalgo, Iztapalapa, Coyoacán y Gustavo A. Madero, demarcaciones en las que desde febrero de este año empezó la disputa con la Fuerza Anti-Unión que comanda Jorge Flores Concha, “El Tortas”, enemigo principal de “El Betito”.

También conocido como “El Betito de la U o la Uva”, tiene sus orígenes en el barrio bravo de Tepito, ahí empezó robando carteras y asaltando tiendas de conveniencia, así fue escalando posiciones en la actividad criminal hasta que en el año 2010 fue adoptado por el fundador de La Unión Tepito, Francisco Javier Hernández Gómez, Pancho Cayagua.

Así conoció la estructura de La Unión Tepito y se fue haciendo de adeptos. Fue él quien empezó a radicalizar la actividad criminal de la agrupación, pues en un principio sólo se dedicaban al trasiego y venta de drogas; “El Betito”, sin embargo, decidió expandirlos y comenzó a implementar la extorsión y el derecho de piso a comerciantes establecidos y ambulantes.

Operaba en específico en Cuauhtémoc y Venustiano, en mercados como el de Sonora, la Merced, así como los negocios de tecnología sobre el Eje Central, después se pasó a la Zona Rosa, el corredor Roma-Condesa y recientemente al sector de Polanco.

Según los avances en las indagatorias de la procuraduría capitalina, “El Betito” traicionó a Pancho Cayagua y ordenó su ejecución en noviembre del año pasado, con su rival abatido, Moyado Esparza se quedó con la estructura del Cártel de Tepito y empezó su reinado al frente del narcomenudeo en la Ciudad.

También nació una fuerte rivalidad con Jorge Flores Concha, “El Tortas”. De este personaje que saltó a la fama en febrero pasado, las autoridades conocen poco, sin embargo, se sabe que fue el brazo de derecho de Pancho Cayagua en el Reclusorio Oriente cuando el otrora capo estuvo ahí recluido y controlaron las actividades ilícitas dentro del penal.

La procuraduría capitalina ha establecido que La Fuerza Anti-Unión surgió en un principio por patrocinio de los empresarios que vivían pagando extorsión y derecho de piso a “El Betito”, organizados por los locatarios del Eje Central, a finales de 2016 decidieron darle la misma cantidad de dinero que le daban a La Unión y así, hacerles frente.

Fue entonces que “El Tortas”, quien en ese tiempo solamente controlaba la venta de drogas en Plaza Garibaldi y sus alrededores, fue tomando poder y empezó a asesinar a los extorsionadores y cobrar cuotas de La Unión; en todos los cuerpos dejaba una leyenda escrita en cartulina que decía: “Fuerza Anti-Unión”.

En mayo pasado apareció en calles de la delegación Miguel Hidalgo una narcomanta firmada por la Fuerza Anti-Unión y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en la cual se advertía de una serie de ejecuciones, los objetivos: el primer círculo de seguridad de la estructura de “El Betito”.

Especialmente contra Omar Sánchez Oropeza, El Gaznate, y Juan Iván Arenas Reyes, La Pulga, ambos lugartenientes de “El Betito” y a quienes las autoridades identifican como los principales generadores de violencia. Tres días después del descubrimiento del mensaje, fue asesinado “El Gaznate” y una semana después “La Pulga”.

En represalia, “El Betito”, según las indagatorias locales, asesinó a dos lugartenientes de “El Tortas”, los desmembró y sus restos fueron arrojados sobre la avenida Insurgentes donde también dejaron un narcomensaje haciendo alusión a la guerra entre ambos grupos.

Ante este hecho, las autoridades de la Ciudad de México no tuvieron más opción que aceptar la presencia de estos grupos criminales e implementaron el operativo Blindaje Tepito, trabajo de patrullaje e inteligencia con el cual pretenden minimizar los homicidios dolosos y el cobro de piso.

Sin embargo, pese a la implementación del operativo, los crímenes siguen ocurriendo en las delegaciones Cuauhtémoc, Venustiano Carranza y Gustavo A. Madero, donde se cree que “El Betito” y “El Tortas” se refugian.

Minuto a minuto

Toda la sección