Fundador:
Miguel R. Valladares García

martes 21 agosto 2018

La nueva Constitución cubana allana el camino al matrimonio homosexual

EFE
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

LA HABANA, Cuba (EFE).- El proyecto de reforma constitucional cubana, discutido hoy en el Parlamento unicameral de la isla, propone definir el matrimonio como la “unión entre dos personas”, lo que abriría la puerta a la legalización de las bodas homosexuales, uno de los principales reclamos del colectivo LGTBI en el país.

La Constitución vigente (1976) define el matrimonio “como la unión concertada voluntariamente entre un hombre y una mujer”, lo que impedía la aprobación de una modificación en el código de familia que legalizara las uniones entre personas del mismo sexo, ya que habría resultado inconstitucional.

El secretario del Consejo de Estado de la isla, Homero Acosta, explicó hoy a los diputados que el concepto de matrimonio se modifica de forma que ahora “no especifica de qué sexo son las personas que lo conformarían”.

“No dice que se trata del matrimonio igualitario, solo rompe con esa barrera de modo que en el futuro se podría incorporar”, dijo Acosta en la televisión estatal, que trasmite con una hora de retraso los debates en el pleno de la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral), al que no tiene acceso la prensa extranjera.

Acosta, veterano integrante de la cúpula estatal cubana, subrayó que “la nueva Constitución no podía eludir a este asunto”, “que ha sido analizado y debatido” por la comisión encargada de la reforma de la Carta Magna, dirigida por el expresidente y líder del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC, único), Raúl castro.

“No somos los primeros, ni seríamos la vanguardia en este tema pues hay alrededor de 24 países que tienen incorporado este concepto. No podíamos dar la espalda a este asunto al elaborar un nuevo proyecto constitucional”, insistió.

Este supondría un enorme paso en favor de los derechos LGTBI en la isla comunista, una sociedad aún muy conservadora en temas de libertad sexual y donde hasta hace solo unas décadas se perseguía a los homosexuales como “lacras sociales” y se les internaba en campos de trabajo, las llamadas Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP).

El alto funcionario explicó que una vez que la Constitución sea ratificada en referendo, los legisladores tendrán hasta un año para modificar aspectos del Código Civil y de Familia que se deriven de este cambio, entre ellos aspectos como las sucesiones y los registros, precisó.

“Creo que (la modificación del concepto de familia) es un acto de justicia y creo que refuerza el principio revolucionario de humanismo y equidad. Se evita también esa discriminación que por distintas razones se ha padecido (en el país)”, señaló.

Para Acosta “este es un asunto en el que hay que asumir una posición” y expresó su confianza en que el “pueblo va a entender las razones” para este cambio.

El borrador de la nueva Constitución cubana se discutirá hasta el lunes próximo en el primer pleno ordinario del año del Parlamento e incluye, entre otros aspectos nuevos, la prohibición de discriminar a las personas por su identidad de género, otra antigua reivindicación de la comunidad LGTBI en la isla.

El rostro más conocido de la lucha por los derechos de este colectivo en Cuba es la diputada y sexóloga Mariela Castro, hija del expresidente Raúl Castro y directora del oficialista Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex).

Entre las demandas de esta comunidad también figuran el acceso y las garantías a la adopción y reproducción asistida para parejas homosexuales.

Minuto a minuto