Fundador:
Miguel R. Valladares García

sábado 20 octubre 2018

Otitis, síntomas y consecuencias

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

La sensación de “oído tapado”, zumbidos, presencia de pus o dolor en el órgano y fiebre, son síntomas de que la membrana timpánica está perforada. Otitis, nombre que lleva la infección, se presenta de dos formas: aguda o crónica, la primera puede surgir repentinamente, mientras que la crónica se manifiesta de forma repetitiva durante un largo plazo.

La infección puede ser consecuencia de un traumatismo por accidente, o por la introducción de algún objeto al oído, como pasador, hisopo o bolígrafo, así como someterse a ruidos fuertes, exceso de exposición a la presión atmosférica, volar o conducir en las montañas, o constante exposición al agua, al nadar o bucear.

Si esta lesión no es atendida, puede ocasionar pérdida de la audición, explicó Laura Reyes Contreras, adscrita al Servicio de Audiología de la Unidad de Rehabilitación del Hospital General de México Dr. Eduardo Liceaga.

La membrana timpánica tiene como principal función evitar el paso de polvo e insectos al oído, y al romperse, el oído medio se expone al ambiente volviéndose más vulnerable a infecciones.

El tímpano tiene la capacidad de autoregeneración, siempre y cuando la ruptura no rebase el 30% del total de la membrana, si el daño es mayor, se necesitará de un procedimiento quirúrgico llamado timpanoplastía. En cambio, si la ruptura del tímpano se asocia con infecciones agudas como rinitis o rinosinusitis, el tratamiento puede ser aliviado con antibióticos.

Aunque se logre reparar el daño de la membrana, hay un riesgo de que haya pérdida de la audición, lo que dependerá de la gravedad de la infección y del tiempo que se haya dejado pasar. Por ello, la especialista aconseja a la población que ante la presencia de un síntoma, se evite la automedicación y se acuda el médico.

Minuto a minuto