Fundador:
Miguel R. Valladares García

martes 21 agosto 2018

Musulmanes chinos protestan contra remodelación de mezquita de Ningxia

Notimex
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Miles de musulmanes de la etnia Hui protestan a las afueras de la Gran Mezquita de Weizhou, en la región autónoma de Ningxia, en el norte de China, en contra de los planes gubernamentales de demoler el recinto para remodelarlo para que sea de estilo menos árabe.

La protesta de los musulmanes chinos Hui continúa la noche de este viernes, aun cuando el gobierno local detuvo por ahora el plan de demolición, pues insiste en la remodelación, en tanto que ambas partes buscan un acuerdo sobre la mezquita, construida el año pasado.

Los musulmanes de Weizhou, que se manifiestan frente al santuario desde la víspera, participaron en la oración este viernes en la mezquita, hasta donde llegaron muchos otros procedentes de otros poblados de Ningxia e incluso de fuera de la región para mostrar su apoyo a la comunidad local.

La congregación rezó para que Alá solidifique su fe y proteja la mezquita, la cual es completamente de color blanco, tiene cúpulas en forma de cebolla, lunas crecientes y altos minaretes.

Se trata de la última estructura en ser vetada en una campaña del gobierno local por librar a Ningxia de lo que considera una “progresiva islamización y arabización” y que los musulmanes chinos ven como un intento de “sinicizar al Islam”.

En el marco de esa campaña ya fueron retirados los íconos islámicos y los letreros árabes de los edificios seculares en toda la región, y en los últimos meses los esfuerzos se han centrado en los edificios religiosos, a los cuales les han eliminado sus cúpulas.

Las autoridades dijeron que la recién construida Gran Mezquita de Weizhou no había recibido los permisos de construcción adecuados y ordenó su demolición, provocando la inconformidad de los musulmanes Hui, así que el gobierno cambió la orden a un “plan de rectificación”.

La primera versión de la remodelación requería que las cúpulas de estilo árabe fueran reemplazadas por pagodas tradicionales chinas, pero fue rechazado por los musulmanes, luego el gobierno pidió el retiro de ocho de las nueve cúpulas de la mezquita, dejando solo la más grande en el centro y tampoco fue aceptado.

Los fieles se negaron a dar marcha atrás a su protesta y se instalaron a las afueras del recinto para impedir que “el gobierno toque la mezquita”, pues consideran que al quitar las cúpulas, la mezquita dejaría de ser un ícono del Islam.

Debido a que las dos partes no lograron un acuerdo la noche de este viernes, los musulmanes decidieron mantener su protesta afuera del recinto.

Por décadas, los Hui habían tenido una libertad relativa de practicar su fe, pero la ofensiva del gobierno contra el Islam en la región autónoma de Xinjiang, corazón de la etnia Uygur, mayoritariamente musulmana, en el noroeste del país, se extendió recientemente a los bastiones Hui en Ningxia y en la provincia de Gansu.

Minuto a minuto