Fundador:
Miguel R. Valladares García

martes 21 agosto 2018

Nanoplásticos provocan daños genéticos y fisiológicos en molusco, según estudio

Notimex
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

La contaminación por plásticos es un problema ambiental que empeora con su degradación en partículas diminutas: nanoplásticos que son capaces de penetrar dentro de las células de los organismos.

Científicos de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), en colaboración con la Universidad de Aveiro, Portugal, comprobaron por primera vez que pequeñas concentraciones de nanoplásticos provocan daños genéticos y fisiológicos en el mejillón mediterráneo Mytilus galloprovincialis, un molusco de consumo humano.

Aunque en concentraciones bajas, los nanoplásticos provocan daños en el ADN, en las membranas celulares y provocan estrés oxidativo en ese molusco, informó en un comunicado la UAB.

No obstante, respecto a los posibles efectos relacionados con el consumo de mejillones, precisa que “la investigación no tiene implicaciones para la salud humana, ya que no hay ninguna evidencia de que estas respuestas moleculares observadas en estos moluscos puedan pasar al organismo humano en caso de consumir”.

La investigación estuvo a cargo de un equipo de científicos del Departamento de Biología Celular, Fisiología e Inmunología de la UAB, la Universidad de Aveiro y el Centro Interdisciplinar de Investigación Marina y Ambiental (CIIMAR), en Portugal.

Los especialistas sometieron a los mejillones, procedentes de la costa portuguesa, a la presencia de nanopartículas de poliestireno a lo largo de cuatro días, en concentraciones que variaban desde los 0.005 miligramos de nanoplásticos por litro hasta los 50 miligramos por litro.

Los resultados que se publicaron en la revista “Science of the Total Environment”, revelan que existen variaciones en la expresión de diferentes genes en las branquias y en la glándula digestiva de los moluscos.

A partir de una concentración de tan sólo 0.05 miligramos por litro se observaron cambios en la expresión de estos genes. Esta concentración modifica la actividad de un gen (catepsina), relacionado con el correcto funcionamiento del sistema inmunitario a las branquias de los mejillones.

Con diversos experimentos donde variaron la cantidad de concentraciones, reportaron cambios en el funcionamiento del organismo, en el sistema inmunitario y en tejidos celulares.

También reportaron otros efectos fisiológicos como alteración en las branquias y daños en el ADN, en las membranas celulares, y alteraciones de los indicadores bioquímicos relacionados con el estrés oxidativo tanto a las branquias como las glándulas digestivas.

“Todos estos efectos de las partículas pequeñas tienen lugar principalmente en concentraciones bajas, por lo que es importante estudiar los efectos de estos nuevos contaminantes a estas concentraciones”, afirmó Irene Brandts, autora del estudio y doctorante en el Departamento de Biología Celular, Fisiología e Inmunología de la UAB.

La científica de la misma institución, Mariana Telas, destacó la importancia de este tipo de daño en el molusco, ya que “a diferencia del efecto inmediato de los plásticos convencionales, como los que pueden matar por ejemplo una tortuga que los ingiera, los nanoplásticos tienen un efecto subletal, con consecuencias a más largo plazo”.

Minuto a minuto